Reflexión sobre las emociones: A veces olvidamos que somos seres emocionales.

En el post anterior hablábamos de que las emociones son una característica que compartimos todos los seres humanos. Sin embargo y durante muchos años, los individuos nos “olvidamos” de nuestra parte emocional y nos concentramos en nuestra racionalidad—a fin de cuentas esta capacidad es la que nos diferencia de otras especies. Pero las emociones son un tema fundamental y al cual debemos brindarle mayor importancia; cualquier empresa, negocio, organización, institución o cualquier equipo deportivo, se construye en base a seres emocionales.

El pasado martes 5 de octubre, tuve la oportunidad de asistir a la conferencia “Las Emociones en la Organización”, impartida por el “coach” Fernando Sáenz.

Uno de los momentos que más impresionó a la audiencia fue cuando Sáenz pregunto:

-¿Quieren qué abordemos el tema de las emociones desde las metáforas o algo más concreto?

Después pregunto:

-Y ¿Prefieren que veamos definiciones (teoría) o como se componen estas?

Antes de seguir con el post, te invito a que tú contestes esta pregunta, ¿Cómo te gustaría a ti que te explicaran el tema de las emociones?, ¿Cómo hubieras respondido tu a estas preguntas?

En las dos preguntas se hizo una votación en la audiencia, ante la primera pregunta, solo una persona levanto la mano por las metáforas y en la segunda todos los demás asistentes alzaron la mano por las definiciones y la teoría.

Inmediatamente después, el ponente pasó a una diapositiva en donde ya tenía prevista la respuesta de la audiencia. Él aseguro que cada vez que ofrece esta plática, la gente siempre contesta lo mismo. Y es que por lo general, somos ignorantes emocionalmente hablando, por lo que siempre utilizamos metáforas y pocas veces nos preocupamos por conocer la estructura de la emoción, sentirla, palparla y reflexionar sobre ella. Un ejemplo clásico es la tristeza, siempre nos dicen:

-ya no estés triste. Y entonces nos olvidamos de que esta emoción cumple importantes funciones.

Conoce tus emociones: Las funciones de la tristeza.

A continuación presento algunas reflexiones sobre las palabras de Sáenz:

Para conocer tus emociones es importante que te permitas emocionarte.  Este es un punto en donde, desde mi particular punto de vista se puede malentender el concepto de control emocional. En este blog hemos hablado una y otra vez de la importancia del control de nuestras emociones (en la vida, en la política o en deporte) y cuando Sáenz dijo que el control emocional era parte de nuestra ignorancia emocional me hizo reflexionar un buen rato sobre el tema. Si revisamos la definición de control en la Real Academia de la Lengua Española encontramos:

2. m. Dominio, mando, preponderancia.

5. m. Regulación, manual o automática, sobre un sistema.

Por lo que control emocional, no necesariamente significa la represión o contención de nuestras emociones. Para mí, control emocional es el ejercer un mando eficiente y oportuno en la regulación de nuestro sistema emocional. En otras palabras más simples es, estar tristes cuando tenemos que estar tristes y es enojarnos cuando tenemos motivos para hacerlo.

Por otro lado, la represión emocional si es negativa. Las emociones son energía en movimiento, si las reprimimos, en algún momento esta acumulación de energía explotará y es cuando podemos caer en la “torpeza emocional”.

Permitir emocionarnos no es malo, lo importante es saber cómo y cuándo transitar por la emoción.

-Contexto emocional: En una oficina, en un salón de clases o en el vestidor de un equipo deportivo, las emociones son contagiosas.

“Cuando una persona vomita sobre otra sus sentimientos negativos mediante explosiones de ira, amenazas u otras muestras de indignación o desprecio activa en ella los mismos circuitos por los que discurren estas inquietantes emociones, un hecho cuya consecuencia neurológica consiste en el contagio de esas mismas emociones. Porque hay que decir que las emociones intensas constituyen el equivalente neuronal de un resfriado y se contagian con la misma facilidad con que lo hace un rinovirus…El subtexto emocional en el que se halla inserta cualquier interacción permite que, independientemente de lo que hagamos, el otro se sienta un poco (o un mucho) mejor o un poco (o un mucho) peor, como me sucedió a mí en el caso con el que iniciábamos este capítulo. Por otro lado, la inercia del estado de ánimo perdura, a modo de rescoldo emocional o, en mi caso, de incendio emocional, bastante más allá de la conclusión del encuentro” (Goleman).

-No existen emociones positivas o emociones positivas, son energía en movimiento. Este es un punto donde nos podríamos extender. Incluso, en el año 2000, diferentes científicos expertos en el tema de las emociones sostuvieron un debate con el Dalai Lama sobre “Emociones destructivas”. Lo que nos debe quedar claro es que muchas veces nuestra forma de “transitar” por una emoción es la que otorga una connotación positiva o negativa. La ira o el enojo, clasificadas por muchos como emociones negativas, pueden contribuir a lograr importantes cambios en el entorno.

“… Podría parecer que el enojo no es útil o de adaptación. O tal vez fue útil para nuestros antepasados que eran cazadores o recolectores, pero no para nosotros. Tal pensamiento ignora una serie de funciones muy útiles de la ira. La ira puede motivarnos a detener o cambiar lo que nos hizo sentir coraje. La ira nos motiva para lograr un cambio ante la injusticia (Ekman, 2007, pp. 124).

-Las emociones determinan nuestras acciones.

Si bien, las emociones vienen y van, los seres humanos estamos en contacto con estas—prácticamente—en todo momento; al despertar, al desayunar, al manejar hacia el trabajo, en el trabajo, con compañeros, colegas, amigos, al regresar a casa, al platicar sobre tu día, al ver la televisión y antes de dormir.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Posts relacionados:

La ventaja de saber controlar las emociones.

¿Cómo podemos controlar mejor nuestras emociones destructivas? El Dalai Lama, Paul Ekman y Daniel Goleman.

Fuentes consultadas:

Conferencia: “Emociones en la Organización” Fernando Sáenz. 5 de octubre de 2010. ITESM C. Querétaro.

Ekman, Paul. Emotions Revealed. Ed Holt. New York 2007.

Goleman, Daniel. La Inteligencia Social. Editorial Planeta 2006.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s