Generando el hábito de aclarar la mente.

Nosotros hacemos nuestros hábitos y nuestros hábitos nos hacen a nosotros” Tal Ben-Shahar.

La semana pasada hablamos de los beneficios que una dosis diaria de apenas 5 minutos de mindfulness puede traernos. De entre estos, destacan una mejor capacidad para gestionar el estrés (y otras emociones aflictivas relacionadas a esta estado mental y emocional), así como una mejora en la habilidad para concentrarnos plenamente en una actividad específica.

Ahora, los seres humanos somos creaturas de hábitos; algunos sanos—los que suele costarnos mucho trabajo adoptar—y otros no tanto—que abrazamos con mucho más facilidad—. Así es, hacer ejercicio, leer por lo menos veinte minutos, comer de forma balanceada, tomar como mínimo dos litros de agua y dedicarle un breve periodo de tiempo a entrenar la mente cotidianamente puede ser todo un reto.

Como mencionó Tal Ben-Shahar durante el Foro Internacional de la Felicidad, nuestra autodisciplina para generar nuevas prácticas saludables deja mucho que desear. Sin embargo, y si consideramos que adoptar un buen hábito es una de las decisiones que todos los días está en nuestras manos, vale la pena hacer lo que sea necesario para motivarnos, recordarnos y traer a nuestra atención lo que queremos lograr en pos de nuestro rendimiento, peor sobre todo, de nuestro bienestar y felicidad.

En este sentido, el tip que compartió Ben-Shahar me parece extraordinario y de hecho, yo lo utilizó en mi trabajo de entrenamiento mental con deportistas.

“Yo me pongo una pulsera 30 días para recordarme que tengo que hacer algo específico y así generar un buen hábito” Tal Ben-Shahar.

Y como lo importante es comenzar hacerlo más que pensarlo, quizá al principio puedes empezar con algo más sencillo que 5 minutos.

Por ejemplo:

unnamedUtiliza una pulsera o un listón que te recuerde que quieres generar el hábito de aclarar tu mente y estimular tu capacidad de atención y cada vez que veas este elemento a lo largo del día (sobre todo si sientes que estás muy estresado o desconcentrado) respira de la siguiente manera:

  • Inhala por la nariz durante 4 segundos: lleva toda tu atención al abdomen y siente cómo se infla este.
  • Guarda el aire por 4 segundos.
  • Exhala durante otros 4 segundos: deja salir al aire por la boca y date cuenta cómo el abdomen se desinfla naturalmente abdomen.
  • Procura repetir está formula al menos 5 veces.

¡Listo! Ya estás fortaleciendo el músculo de la atención y probablemente muy pronto quieras dedicarle más tiempo a esta práctica.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Facebook: En Busca De Antares

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s