¿Insatisfacción por Facebook?, ¿pues dónde anda tu atención?

imagesLa insatisfacción es sin duda uno de los grandes predicamentos de la existencia humana: somos infelices porque no tenemos lo que deseamos y cuando lo obtenemos seguimos sufriendo porque no podemos mantenerlo o queremos más.

Ya lo decía el profesor y autor Robert Wright en un curso sobre Budismo y Psicología Moderna que impartió en la Universidad de Princeton, la canción de los Rollings Stones «(I Can‘t Get No) Satisfaction», ilustra perfectamente la primera noble verdad del budismo: existe la insatisfacción y existe el sufrimiento.

49 años después de este gran éxito del grupo británico, la red social Facebook parece incluirse a esa lista de cosas en donde por más que se intenta, se intenta y se intenta, no se puede encontrar un estado de bienestar y gozo con nuestra realidad.

Y es que apenas ayer trascendió en los medios un estudio publicado por la Biblioteca Pública de Ciencias, realizado por Ethan Kross, de la Universidad de Michigan y Philippe Verduyn, de la Universidad Leuven en Bélgica, ha demostrado que entre más usa alguien Facebook, menos satisfecho está con su vida.

Pero curiosamente, o no tanto, cuando la revista Time preguntó en una entrevista al Dalai Lama si ¿Facebook y Twitter hieren nuestra felicidad o contribuyen a ella?, él respondió:

Depende de cómo se usen. Si la persona tiene una cierta fuerza interior, una cierta confianza, entonces no es un problema. Pero si la mente de un individuo es débil, entonces hay más confusión. No se puede culpar a la tecnología, depende del usuario de la tecnología.

Y es que en este sentido cabe mencionar que la tercera y cuarta nobles verdades del budismo consideran que el sufrimiento y la insatisfacción se pueden trascender a través de un camino que, en términos muy (muuuy) generales, se trata de adiestrar nuestra mente para entender la realidad tal cuál es.

¿Con que objeto?

Bueno, uno básico y relevante para los fines de este texto, es entender que el placer y la felicidad que vienen del mundo exterior (dinero, poder, fama, reconocimiento) son por naturaleza temporales e impermanentes; de ahí la importancia de desapegarnos de estos pues solo pueden derivar en sufrimiento.

Precisamente en el estudio se menciona que la envidia es la emoción más común entre los usuarios de Facebook, pero como dice el Dalai Lama, cuando una mente ha alcanzado cierto merito, la confusión por asumir que eso que no tengo me puede hacer feliz (y por eso lo deseo), simplemente cesa.

Claro que esto se escucha complicado—y los es, requerimos cultivar una mente atenta, consciente y sabia—, pero quizá podemos comenzar por algo mucho más sencillo.

El Maestro Yoda dice que lo que está en nuestra atención determina nuestra realidad (“Your focus is your reality”), por lo que quizá sería sano que la próxima vez que la envidia o la insatisfacción se presenten en nuestro sistema por estar viendo las fotos o actualizaciones de viajes, nuevos bienes o trabajos de nuestros contactos, nos demos cuenta, observemos que esos pensamientos aparecieron en nuestra mente sin juzgarnos, las cerremos y movamos nuestra atención a algo que sea de más beneficio para nosotros mismo; hasta en el mismo Facebook lo podemos encontrar.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Facebook: En Busca De Antares

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s