Un paradójico “Diario de Ana Frank” en la era digital.

31Ayer escuchaba el programa “La Otra Opinión” y en su sección de redes se narró una nota que me llamó especialmente la atención: una adolecente palestina de 16 años está contándole al mundo a través de su cuenta de Twitter lo que sucede en la Franja de Gaza.

Por un lado, el periodístico, me quedo con el comentario de Luis Manuel Arrellano que refleja algo paradójico de este hecho:

De igual forma, hay que destacar las bondades que ofrecen las redes sociales para informar y potenciar la comunicación entre personas con intereses en común. Y es que Farah Baker, la joven palestina, es ya un ciberactivista con una capacidad de influencia bastante considerable (154 mil seguidores).

Sin embargo, lo que me parece más interesante de este caso es el estado mental y emocional que Baker ha mostrado ante la atroz e inhumana ofensiva del ejército israelí. Y es que a pesar de haber sobrevivido ya a tres guerras, sus mensajes no comunican odio, repugnancia o desprecio.

No, hasta donde he podido ver en su cuenta y en diferentes notas al respecto, está joven se ha limitado a narrar en tiempo real la destrucción y muerte que los bombardeos han provocado en Gaza, pero sobre todo a reflejar, compartir y dejar fluir sus emociones a través del ciberespacio.

  • “Me llamo Farah Baker, chica de Gaza, de 16 años de edad. Desde que nací he sobrevivido a tres guerras y pienso que ya es suficiente #SaveGaza”
  • “Esto ha sucedido en mi zona. No puedo parar de llorar. Podría morir esta noche”.
  • “Estoy llorando y no puedo soportar el sonido de las bombas. Estoy a punto de quedarme sin oido”
  • “Cuando necesitas cientos de protestas sólo para decirle al mundo que bombardear niños no está bien, es entonces cuando te das cuenta que la humanidad ha muerto”.

Hay quienes dicen que prefieren Twitter porque el psicólogo sale muy caro. Curiosa y quizá paradójicamente también, un gran hombre (de origen judío) escribió: “Dejar fluir las emociones a través de una pluma es una extraordinaria forma de cosechar la salud mental y emocional” Viktor Emil Frankl

Evidentemente en este caso no hay pluma sino teclado, pero me pregunto ¿qué tanto la actitud de Farah Baker ante este conflicto se debe al atreverse a compartir al mundo su miedo, tristeza, ira, hartazgo y frustración por medio de una red social?

No lo sé, pero este caso inmediatamente me recordó al de Nadja Halilbegovich. Otra niña sobreviviente a la guerra (en Bosnia) y que hoy día ya como mujer reconoce que el diario que llevó en aquellos difíciles días la salvó; le permitió no llenarse de odio.

Sin duda es desgarrador lo que estamos presenciando en Gaza (y en muchos otros lugares), pero es aún más doloroso ver como las jóvenes generaciones de palestinos e israelíes se llenan de repugnancia (la emoción más peligrosa) desde sus primeros años de vida.

Afortunadamente el mundo en el que vivimos no es absoluto. Y es que a pesar de este tipo de tragedias, nos encontramos con ejemplos (guardando toda proporción) como el de Frankl, Halilbegovich o Baker. Es decir, que aun cuando algunos están empeñados en destruir, otros lo estarán a construir.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Facebook: En Busca De Antares

Anuncios

One thought on “Un paradójico “Diario de Ana Frank” en la era digital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s