Las ventajas de ver todo como un sueño.

noche sueños

  • Cuando uno se da cuenta de que todo es como un sueño, alcanza la consciencia pura. Y la vía para lograr esta consciencia es comprender que toda experiencia es como un sueño


Todas las noches nos embarcamos en una, o muchas aventuras. Estas, pueden estar llenas de experiencias felices y placenteras: un día en la playa, una tarde en lo más alto de una montaña, un atardecer con la persona amada o incluso un vuelo desafiando a la gravedad en una noche de luna llena.

De igual forma, podemos acceder a mundos inimaginables, viajar al espacio, ganar nuestro Grand Slam predilecto, jugar a un lado de Leonel Messi, conocer a nuestros hijos no nacidos, encontrarnos con el abuelo o la abuela, ser superhéroes, ir al pasado o al futuro, encontrar la fuente de la eterna juventud, cumplir nuestros sueños, volver a ser niños, traer de vuelta a la vida a los dinosaurios, cambiar la historia, etc., etc. etc.,…la imaginación ciertamente no conoce límites.

Entonces, las emociones que vivimos y que nuestra mente hace reales, nos invitaran a no despertarnos; a seguir soñando; a aferramos a un mundo en donde no conocemos el sufrimiento y somos felices.

Sin embargo, eventualmente y a pesar de que intentemos lo contario con gran ímpetu, el sueño debe llegar a su fin.

Por otro lado, la aventura también puede ser no tan satisfactoria e incluso evocar nuestros peores temores: la separación de un ser amado, un guerra, un monstruoso payaso que nos persigue desde pequeños o nuestra propia muerte.

Entonces lloramos incansablemente, nos hundimos en una profunda depresión; intentamos huir y no podemos; nos escondemos y el payaso nos encuentra; y quizá lo más aterrorizante es que en este mundo no podemos eludir de nuestra mente con alguna distracción la única certeza que tenemos en la vida.

Si es así, seguramente querremos despertar lo antes posible para convencernos de que lo que hemos vivido fue tan solo una ilusión. A veces sí (aunque aun así abrimos los ojos con el corazón agitado) y en otras ocasiones simplemente no podemos escapar.

La buena noticia es que eventualmente y a pesar de que la pesadilla nos tenga atados, está también deberá terminar.

La mente es fuente de la felicidad, pero también es fuente de sufrimiento y creo que los sueños son un claro ejemplo de lo anterior; una noche alcanzamos un gozo exuberante que no queremos soltar pero en la siguiente nos hundimos en una terrible aflicción emocional de la que queremos correr muy lejos.

Dependiendo el sentido de la ilusión nos permitiremos “cinco minutos más” o nos repetiremos “es solo un sueño”, pero cualquiera que sea el caso, una fantasía placentera o una pesadilla, debemos saber y estar conscientes de que todo pasará; de que en el mundo de los sueños, todo es temporal.

Todas las mañana nos embarcamos en una, o muchas aventuras…

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Facebook: En Busca De Antares

Fuente consultada:
Rodríguez, Javier Tinajero, La Vida Es Sueño. Casa Tíbet, México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s