¿Es el celibato antinatural?

el-crimen-del-padre-amaro-858511l

Ayer por la mañana escuchaba a Pedro Ferriz de Con, quien entrándole al debate de si la Iglesia Católica debió o no canonizar a Karol Wojtyla por los casos de pedofilia al interior de esta institución durante su papado, mencionó en algún momento que desde su punto de vista el celibato es algo completamente antinatural. Yo me quedé pensando por algunos minutos sobre este tema y a agrandes rasgos coincidí con este comunicador pero también llegué a una reflexión un tanto paradójica.

Y es que la Iglesia Católica Apostólica Romana le dice a sus seminaristas que como sacerdotes deberán hacer votos de castidad como parte de su filosofía de vida y asume que con la preparación que reciben, las virtudes y la fuerza de voluntad de los individuos, estos tendrán las herramientas suficientes para no caer en la tentación de los placeres carnales.

Pero ¿en verdad es suficiente?

Bueno, no solo si nos atenemos a los escándalos sexuales que han sacudido las entrañas de esta institución religiosa en los últimos años parecería que no, sino que el celibato y la castidad efectivamente parecen ser anti naturales para mente humana.

Por ejemplo, “The Modular Theory of the Mind”, una teoría de la psicología moderna que ha tomado fuerza y mucha aceptación en lo últimos años, propone en términos generales que contrario a lo que solemos creer, en nuestra mente no existe un especie de CEO que define conscientemente todos nuestros pensamientos y acciones, sino que existen diferentes módulos que inconsciente y constantemente están velando por nuestros interés e influyendo decididamente en nuestra percepción de la realidad (y por ende en nuestras decisiones).

Estos módulos son herencia de nuestra evolución y si bien el entorno en el que nos desarrollamos ha cambiado considerablemente derivado de los grandes avances tecnológicos, estos siguen operando en nuestra mente de una forma muy similar a lo que lo hacían hace 2 millones de años y su objetivo no es otro que la supervivencia y la reproducción.

En otras palabras, que varios psicólogos evolucionistas aseguran que en el ámbito de la conducta social nuestros ancestros debían afrontar diversos desafíos en pos de pasar sus genes a una siguiente generación y por esto la selección natural los proveo de una menta capaz de ocuparse de diferentes aspectos. Y para Douglas T. Kenrick investigador y profesor de la Universidad Estatal de Arizona, la mente tiene 7 módulos o sub-yo’s que son[1]:

  1. Self-protection
  2. Mate attration
  3. Mate retention
  4. Affiliation
  5. Kin Care
  6. Status
  7. Disease Avoidance

Es así como desde la psicología evolucionista y en particular desde la “Modular Theory of the Mind”, la mente humana esta pre cargada con al menos 3 módulos que constante e inconscientemente se activaran ante diferentes situaciones dándonos motivaciones para adecuar nuestro comportamiento de tal o cual manera en pos de nuestra reproducción.

Ahora, es evidente que la activación de uno o dos de estos módulos (nos son independientes y pueden relacionarse entre sí) no necesariamente derivará en una acción inmediata. A fin de cuentas está nuestra mente consciente que para Robert Kurzban, investigador y profesor de la Universidad de Pensilvania, es mucho más cercana a un agente de relaciones públicas[2] que a un “yo” consciente y por eso se ocupa de seguir las convenciones sociales y cuidar nuestra reputación.

Pero, ¿Qué pasa cuando la regla es no tener una pareja y no mantener relaciones sexuales?

Ciertamente todo se complica porque estos módulos nos pueden ser desactivados por el conocimiento, los valores, las virtudes o la fuerza de voluntad. En otras palabras, que al menos inconscientemente una predisposición para reproducción siempre estará en la mente humana.

Lo anterior sin duda pone en evidencia que el celibato y la castidad son antinaturales, sobre todo si consideramos que para psicología evolucionista solemos asumir erróneamente que somos el CEO de nuestras vidas cuando en realidad nuestro consciente tiene muy poca injerencia sobre la misma.

Sin embargo, al comenzar este texto les comenté que había llegado a una reflexión un tanto paradójica y es que diversos y recientes estudios sobre la mente humana parecen sugerir que la castidad incondicional puede ser algo muy difícil, más no imposible.

Como dice Robert Wright, autor de “The Moral Animal” y de “The Evolution of God”, “que nuestra mente haya sido diseñada por la evolución no quiere decir que esta no pueda transformarse”.Pero lo paradójico está precisamente en que la forma más eficiente para transformar la mente y eventualmente ir disminuyendo la injerencia de estos módulos sobre nuestros pensamientos, palabras y acciones, es la meditación (mindfulness[3]): práctica que no es vista con buenos ojos por la Iglesia Católica.

Y es que si hay un beneficio que la ciencia puede relacionar con la meditación, es que durante esta práctica el “Default Mode Network”, una red cerebral que se activa cuando no estamos enfocados verdaderamente  en el mundo exterior, disminuye su actividad. En palabras, que cuando no estamos haciendo nada los módulos suelen luchar entre sí por atraer nuestra atención y entonces nuestra mente divaga en el pasado y el futuro y se llena de pensamiento (algunos quizá pecaminosos).

Mindfulness meditation can give us a kind of critical distance from the feelings that seem to trigger modules…Meditation can quiet the modules that “bubble up” via the default mode network…Meditation can give us some control over which modules govern our thought and behavior” Robert Wright

Lo interesante en este sentido es que nuestra capacidad de atención plena es extremadamente limitada (por lo que allá arriba parece una pelea de perros por un pedazo de carne que es nuestra atención) y que nuestro cerebro tiende a catalogar automáticamente en positivo o negativo todo lo que atrae nuestra consciencia, mientras que la meditación se trata precisamente de observar atentamente y familiarizarnos con un objeto intentando no colocarle etiquetas, así como estimular y desarrollar una concentración puntual, sostenida y sin esfuerzo.

Finalmente, sé que dentro del mundo católico hay una especie de meditación, pero es importante subrayar que si está práctica no está enfocada en lograr una capacidad de atención plena (mindfulness), es poco lo que puede lograr en términos de neuroplasticidad; meditar no es imaginar, cavilar, reflexionar o meramente relajarse.

Es así, que tal parece que el celibato y la castidad son antinaturales para una mente ordinaria, pero posibles para una mente instruida en un entrenamiento mental sistemático. Por lo que una vez más, la ciencia abre una invitación la Iglesia Católica para tomar en cuenta sus hallazgos en pos de mejorar esta institución humana y por qué no, la religión. O le dan las herramientas adecuadas a los sacerdotes para que en verdad puedan ser castos o mejor que ya de plano eliminen estas condiciones.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Facebook: En Busca De Antares

[1] “First, there’s a self protection module, which, indeed, would be a valuable thing from natural selection’s point of view. In other words. The ability to fend off harm if other members of our species want to harm us. Second, if the object of the game is get genes into the next generation, it would help to be able to attract mates. It would also help to be able to hold onto mates, and then there is what Kenrick and his coauthor called the affiliation. Module that has to do with making friendships and making alliances and so on. There’s the kin care module, in other words taking care of other people who share a lot of your genes. That makes sense in terms of. Natural selection. There’s a status module. Certainly people do seem inclined to seek status and to display status. And that does seem to be correlated with getting genes into the next generation during evolution. And then there’s a kind of anomalous module. The disease avoidance module which just means, you know, basically staying away from people who seem to carry germs”. Robert Wright. Buddhism and Modern Psychology. Princeton University 2014

[2]“So, are you saying that the me that I think of as me is not in control, the Bob?

>> Yes, I sort of think of the me that you think of as Bob as a little bit more like a press secretary or public relations department, which is sort of broadcasting things out into the world that are useful for Bob. You know, maintaining your reputation and so on but really there’s a lot of decision making going on that you have no conscious Access” Robert Wright. Buddhism and Modern Psychology. Princeton University 2014

[3] “Mindfulness es una cualidad de la mente o más bien la capacidad intrínseca de la mente de estar presente y consciente en un momento determinado, en un momento en que cuerpo y mente se sincronizan totalmente en un instante de realidad presente. Presencia plena y conciencia abierta se conjugan en un momento en nuestra mente/cuerpo/espíritu” http://www.institutomindfulness.cl/2011/03/%C2%BFque-es-mindfulness/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s