Aprendiendo a soltar.

Los cambios en la vida siempre están latentes porque la vida es cambio en sí.

UP16

Si uno observa con atención cualquier fenómeno del universo se dará cuenta que prácticamente todo es resultado de ciertas causas, de ciertas condiciones.

“La vida son decisiones”  y en las últimas semanas he tenido que tomar algunas que inicialmente me parecieron muy complejas. No abundaré en detalles, no son significativos para el objetivo de este texto pero en pocas palabras diré que por la que me parece una injusticia, tuve que elegir entre seguir con un trabajo interesante, estable, bien pagado, con buenas prestaciones y en el cual ya me había adaptado completamente o dejarlo y retomar mi carrera como profesionista independiente.

Aunado a lo anterior, es la primera vez que debo tomar una decisión de este peso con la responsabilidad y las obligaciones que conllevan casarse y formar una familia. Es por eso que no fue una elección sencilla.

Nuestra mente ante la incertidumbre se agita inmediatamente y nos  hace perder claridad. Entonces aparecen cientos de escenarios, cientos de posibilidades, historias y opciones que detonan emociones como la ira, el miedo, la desesperación, la impotencia, el hartazgo y la tristeza por encontrarnos ante una disyuntiva de este tipo; viajamos incesantemente al pasado como si algo pudiera cambiar la realidad con la que nos enfrentamos y luego al futuro intentando descifrar el costo de la decisión que estamos por tomar; nada de esto ayuda, y por el contario, hace más difícil resolver la situación.

Víctima del apego que ofrece la seguridad de recibir un pago cada 15 días e invadido por el miedo que los cambios y lo desconocido nos provocan, me siento tentado a quedarme bajo las nuevas condiciones impuestas por la empresa. Pero afortunadamente tengo tiempo de pensar un poco más las cosas, tengo tiempo de bajar un poco la velocidad de mi mente y de tomar perspectiva: es un trabajo interesante, me gusta y ciertamente estoy aprendiendo mucho, pero tampoco es mi gran pasión y no siento que mis labores estén contribuyendo sustancialmente a trasformar mi entorno.

Busco nuevamente respuestas pero con una actitud diferente; más pausada, más en control, más clara. Entonces sí las encuentro, primero en un libro, luego en la historia de un adulto mayor y finalmente en una escena de la película “Up” que casualmente trasmitieron y encontré en estos días.

El señor Fredricksen recientemente ha perdido al gran amor de su vida y en su casa proyecta todos los recuerdos, las experiencias, vivencias y hasta la propia identidad de Ellie (su esposa). Es por eso que este personaje se aferra a lo único que le queda, esos cuatro muros en donde construyeron su historia. Sin embargo y para no abundar en detalles de la película, eventualmente  este hombre ya mayor se atreve a dar vuelta a la página y descubre un mensaje de Ellie en donde le agradece por la extraordinaria aventura que compartieron y le pide que ahora vaya a buscar otra (aventura, no esposa). Es así que ante el propio argumento de este largometraje, el señor Fredricksen se da cuenta que para cumplir el deseo de su esposa debe dejar ir sus apegos. Entonces, para que la casa se eleve éste personaje simplemente se desase de todas sus pertenencias, de todos sus muebles y de todos aquellos objetos que de alguna u otra forma le recuerdan a su compañera. Escena siguiente, él y su hogar vuelan libres nuevamente.

No creo en las coincidencias. Estoy seguro que todo lo que sucede en la realidad es causa de ciertas condiciones. Y si en estos días encontré por doquier mensajes que me indicaron que era hora de dejar la comodidad que mi anterior trabajo me ofrecía y era hora de buscar nuevos proyectos en lo que pueda realizarme y crecer más como profesional y como persona, es simplemente porque me permití observar y escuchar atentamente.

Es así que hoy inició una nueva etapa, un nuevo ciclo y una nueva aventura llena de incertidumbre, de dudas y de miedos. Pero, ¿saben qué?

-¡Que bien se siente!

¿Qué pasará?, ¿Cómo me irá?, ¿Habrá sido la decisión adecuada?, ¿No me habré equivocado?, ¿Será que me arrepentiré?

-No lo sé. Quizá algún día lo descubra o quizás, no. 

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Facebook: En Busca De Antares

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s