El rostro de Mandela, un reflejo de su vida y de personalidad.

20131206-130534.jpgLas canas históricamente han sido consideradas un símbolo de sabiduría; en el semblante de Mandela, esa presupuesto era innegable.

Su frente, también nos habla de un hombre que fue racional, pensativo, reflexivo.

Su entrecejo era de llamar la atención, pues es en esta zona del rostro donde marcan las emociones destructivas como la ira y la repugnancia. Sin embargo, en él las líneas de expresión esta región apenas eran visibles.

Ojos despiertos pero a su vez, sus cejas y su mirada trasmitían cierta tristeza y dolor.

Un rostro amable. Los músculos orbicularis oculi y cigomático mayor (responsables de una sonrisa honesta) dejaron huella en la cara de este gran líder.

Los labios gruesos nos confirman lo observado en el entrecejo: a pesar de haber sido injustamente encarcelado por 30 años, la ira y el rencor no dejaron cicatrices mayores en el semblante de Madiva.

Finalmente, su quijada nos habla de un hombre con carácter; de un hombre valiente y echado “pa’ delante”.

José Manuel Guevara S.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s