El terror que vive en nuestras mentes.

TERROREs un 31 de octubre de no recuerdo que año y estoy cómoda y plácidamente dormido. A pesar del día y pesar de que por el mismo, apenas unas horas atrás había visto una película de terror, mis sueños nada tienen que ver con monstruos, demonios o brujas; al contrario, todo es paz, tranquilidad y descanso. De pronto, un extraño ruido, un golpe, me despierta.

Abro lo ojos y tomo conciencia de dónde estoy; a fin de cuentas acabo de regresar de otro mundo, de otra realidad y reconocer ésta me cuesta un poco de trabajo.

Después de un par de segundos identifico que estoy en casa, en mi cuarto, en mi cama; veo el reloj y no es muy tarde, apenas unas horas atrás me había acostado, pero el ruido a perturbado mi mente y entonces busco de inmediato más información: tomo asiento, recorro la habitación con la vista y entonces recuerdo que mi hermano no está; se había quedado en casa de mi primo, pero al voltear a buscarlo me doy cuenta de que la luz del pasillo, que se cuela por debajo de la puerta, está encendida.

Me levanto con reserva y camino lentamente; tomo la perilla y antes de abrir me lo pienso dos veces; mi imaginación ha comenzado a crear varias historias de qué fue lo que pudo haber provocado aquel ruido: quizá no es nada, pero quizá alguien se ha intentado meter a la casa y mi padre se ha despertado para ir a ver qué pasa o alguien ya está dentro de nuestro hogar.

Decido no abrir; doy unos pasos atrás. Mi sistema ha tomado una decisión que busca protegerme y entonces me indica que debo asomarme primero por la ventana para ver que todo está en orden; mi cuarto da a la calle.

¡Una tontería!, lo sabe mi razón pero mis emociones literalmente no me dejan actuar de otra manera.

Me asomo por la ventana y ¡oh! sorpresa. No todo está en orden: uno de los coches no está en su lugar.

En unos cuantos minutos todo ha cambiado; ya nada es paz, ya nada es tranquilidad y ciertamente ya no puedo descansar.

Nuevas explicaciones llegan a mi mente, la agitan, la nublan, la perturban.

Me siento por un segundo y entonces decido abrir la puerta. Es mi casa y aun así camino con miedo hacia el cuarto de mis padres. Cualquier pequeño ruido me hace detenerme, estresa mi cuerpo y me hace abrir más los ojos. Por fin llego; no hay nadie.

Al frente está el cuarto de mi hermana y decido ir a tocarle pero entonces recuerdo que ella tampoco está, que ella se había quedado con una amiga.

Estoy sólo en la casa. Eso me da un poco de calma pues obviamente nadie se ha metido a robar, pero a la vez me asusta. Aquel ruido que me despertó aceleró mi pulso y desde entonces no me siento cómodo ni seguro.

Decido regresar a mi cama pero dejo la puerta abierta para escuchar cuando lleguen mis padres; espero que sea pronto.

Intento conciliar el sueño de nuevo pero apenas cierro los ojos y escucho otro ruido; los cierro de nuevo y una espeluznante idea aparece en mi mente; los cierro de nuevo y siento que alguien me está viendo.

Abro los ojos y sólo espero que mis padres no tarden. Mi estado emocional ya no me permite bajar los parpados; el miedo me ha invadido y los ruidos cada vez son más constantes y se escuchan más cercanos. Incluso juro haber visto una sombra pasar por la puerta.

Ya no me quiero mover y lucho por no quedarme dormido; quiero estar despierto y consciente, pero el sueño por fin me vence y no despierto, sano y salvo, hasta el día siguiente.

Por cierto, nadie se metió a la casa, mis padres habían ido a recoger a mi hermana que se sintió mal y no me avisaron porque me vieron profundamente dormido. Muy probablemente el ruido que me despertó fue la puerta eléctrica al cerrar cuando ellos salian, pero mi percepción de aquel ruido, el entorno de la noche y la película de terror que vi, modificaron por completo mi estado mental y no me permitieron llegar a una explicación tan lógica como esta. 

La mente tiene la capacidad de cambiar la realidad.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Facebook: En Busca De Antares

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s