Réplica a “Dalai Lama: fuck you”.

Siempre he pensado que quien recurre a las groserías para señalar, denunciar o criticar cualquier hecho través de la palabra hablada o escrita, carece de imaginación y de capacidad argumentativa.

Hace un par de días  me topé con un texto titulado “Dalai Lama: fuck you”, y he de reconocer que caí en una estrategia propia de los tabloides que venden chismes y morbo a través de sus llamativos encabezados, pues lo leí de principio a fin.

Antes de continuar, quiero expresar mi respeto por el medio en donde apareció esta opinión: un espacio abierto, crítico y que ciertamente sí ofrece una alternativa diferente de información a la población queretana (no es la primera vez que lo leo por supuesto).

Sin embargo, en ese afán por increpar a todo lo que dice y hace la clase política, creo que en este caso han terminando por pagar justos por pecadores.

En cuanto al Dalai Lama, quiero decirle a Ramón Martínez de Velasco Molina (autor de este texto) que efectivamente este líder espiritual está muy mal informado y es un (total no, porque no existen los absolutos) ignorante de la “realidad” (quizá aquí debiste haber usado historia, contexto o coyuntura porque simplemente nadie es capaz de conocer la realidad tal cual es) mexicana. Pero, ¿por qué habría de conocerla si su visita y su mensaje poco o nada tienen que ver con lo que tú identificas como tal?

Su programa estaba compuesto por enseñanzas budistas y por conferencias de responsabilidad universal, de valores fundamentales en la educación, de compasión y de felicidad; ¿Qué tienen que ver estos temas con la decepcionante política mexicana y los lamentables representantes políticos que caracterizan a nuestros gobiernos?, no lo sé.

Por otro lado, ese títere de Tony Karam como tú lo llamas, simplemente fue tratado como un invitado distinguido; que me parece, de entrada, un Premio Nobel de la Paz, lo es. Y quizá sí dispuso de una habitación especial, pernoctó plácidamente (aunque se levanta a las 4 de la mañana a meditar) y rumió de lo lindo (aunque su dieta es principalmente vegetariana), pero estoy seguro que al día siguiente se marchó, y como habla Lydia Cacho de su personalidad, con una completa “ausencia de culpa, el auténtico reconocimiento de su libertad y responsabilidad ante cada acto y palabra”, porque él simplemente no define quien es por con quien se junta, qué come o dónde duerme como tú y yo solemos hacerlo.

Así que tienes razón, sin un ápice de vergüenza, se fotografiaron con la estirpe Fox-Sahagún, pero, ¿por qué abrían de tenerla, si ellos no tienen nada que ocultar, nada porque sentirse culpables o apenados?, o ¿acaso Su Santidad y Tony fueron quienes faltaron a su responsabilidad de velar por los interés de todos los mexicanos?

(…)No crean nada por el simple hecho de que muchos lo creen o finjan que lo creen; créanlo después de someterlo  al dictamen de la razón y a la voz de la conciencia. Buda.

Además, a quien tú identificas como el Único Dueño de la Verdad a pesar de que por definición en el budismo nadie podría predicar algo así (y también sería interesante que nos citaras alguna obra o conferencia en donde él se identifica como tal), viaja en jet privado…en transporte terrestre de lujo y cuenta con un dispositivo de seguridad conformado por policías federales, efectivos de Ejército y federales vestidos de civil, precisamente por seguridad más que por gusto. Y es que aunque te cueste trabajo creerlo, “Tenzin Gyatso es un hombre de ideas peligrosas, tan peligrosas que el gobierno chino- a pesar de ser una de las potencias más poderosas del mundo-, le ha asignado un grupo de espías que siguen cada paso y graban cada palabra que expresa. Este dulce señor ha comprendido que cada vez que comparte sus ideas, cada vez que escucha a las y los demás, reconstruye su libertad y la de su pueblo (Cacho Lydia, 2013).

En tu texto adviertes un comportamiento incongruente por parte del Dalai Lama, pero no mí estimado, no dejes que tu ira, desprecio y repugnancia por la pareja Fox-Sahagún condicione tu perspectiva. En el budismo existe la creencia de que todos los seres poseemos una naturaleza búdica y bajo ese precepto, el líder espiritual del budismo tibetano sólo ve en el ex presidente y su esposa, a dos individuos confundidos por sus emociones aflictivas e ignorancia, pero que como todos, buscan lo mismo en la vida: ser felices y dejar de sufrir. Cómo podría entonces él juzgarles, si lo único que siente en su corazón es compasión por todos los seres sintientes; incluso por aquellos que lo consideran su enemigo y como prueba de lo anterior está su eterno llamado a la no violencia en el conflicto China-Tíbet.

En el mismo orden de ideas, el Dalai Lama llegó con una familia, que como parte de una visita oficial (algo que no sucedió en esta ocasión), le dio audiencia en 2004 a pesar de las enormes presiones que el gobierno chino ejerce sobre todos los países del mundo para que no se reúnan con este líder espiritual. Lo demás, simplemente no es de su incumbencia por las razones antes expuestas y porque a fin de cuentas, en el budismo cada quien es responsable de las causas y consecuencias de sus actos. 

En cuanto a los acarreados, me cuesta mucho trabajo creerlo ya que en la Arena Ciudad de México, más de 15 mil personas se congregaron en dos diferentes conferencias (más de 15 mil en una y otra)  para escuchar a este personaje. Ramón, tu artículo es de opinión, y por ende no puedo exigirte pruebas de lo que afirmas, pero vaya que sería interesante conocer de dónde has obtenido esta versión de los hechos.

En cuanto a Marco Antonio Karam, he de reconocer que cuando conocí el programa de actividades del Dalai Lama en México, sí me sorprendió y no me agradó ver la visita al Centro Fox que se tenía prevista.

La razón para tomar esta decisión la desconozco del todo y más allá de que el presidente de Casa Tíbet México practique y profese la compasión y la ecuanimidad que caracterizan a un practicante avanzado de budismo, creo que sí debió (y seguramente lo hizo) prever que una parte de la opinión pública no vería con buenos ojos esta visita. Sin embargo, la vida es decisión, y con certeza puedo decir que él tomó la suya con total consciencia de sus posibles consecuencias.

Para concluir, te puedo decir que a pesar de recibir enseñanzas de Tony Karam como alumno de Casa Tíbet México, Sede Querétaro, yo no lo conozco a profundidad o personalmente como para meter mis manos al fuego por él. Sin embargo, sí conozco su trabajo pues lo veo a diario en mi persona, en la de mi esposa y en la de algunos miembros de mi sangha (comunidad de alumnos y practicantes del budismo de este centro).

Cabe señalar que en mi tiempo como alumno, jamás se me ha vendido al budismo como una solución mágica a mis problemas, sino como una hipótesis a ser comprobada a través de la experimentación, el esfuerzo, el compromiso y la constancia con la práctica del entrenamiento mental.

Bajo esa premisa, Tony trabaja todos los días (él es quien dicta la gran mayoría de las clases del programa académico) para acercar las milenarias enseñanzas del budismo a México y a Occidente, y con esto permite que muchos podamos crecer, evolucionar y mejorar como seres humanos en nuestro propio beneficio pero también en lo de los demás. Y sobre este punto considero importante mencionar que más una religión no teísta, “el budismo es, filosóficamente hablando, uno de los logros más elevados de la mente humana” (Laurence Freeman).

Sin lugar a dudas y como todos, el presidente de Casa Tíbet México tienen sus errores y sus defectos, llevar al Dalai Lama al Centro Fox quizá haya sido uno, pero si por una “mala” decisión vamos a condenar a las personas, entonces todos estamos perdidos.

Y digo que quizá porque platicando con una compañera que lleva mucho más tiempo como alumna de Casa Tíbet sobre este texto, me dio un punto de vista que me parece tiene muy válido y que yo no había visto como tal:

(…) En lo personal me parece enriquecedor que este líder espiritual del budismo tibetano haya aceptado realizar la visita al Centro Fox. Es de saberse que el Dalai Lama es de los personajes que mayor maestría tiene sobre su propia mente y emociones,  y por ende, de sus acciones de cuerpo, palabra y mente. ¿Qué mejor que alguien así esté en contacto con personas de alto rango político? Alguien que pueda influenciarlos positivamente a través de su mensaje y cálido contacto. Debería haber mayor oportunidad para que esto se repitiera y dejáramos de lado nuestros condicionamientos mentales, lamentablemente provocados por la desconfianza que ha generado nuestro maltrecho gobierno. Debería de haber mayor oportunidad para la tolerancia, para generar también espacios de expresión y difusión que nutran no sólo nuestro intelecto, sino también nuestra calidad humana.

En fin mi estimado Ramón Martínez de Velasco Molina, si Tony Karam es un vival, a mí sólo me queda esperar que en México existan muchos más como él.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Facebook: En Busca De Antares

Fuente Consultada:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s