Reseña “El Corazón Bondadoso”: Jesús, un auténtico bodisatva. 2ª Parte.

(…) las distintas tradiciones religiosas deberíamos hacer el esfuerzo de ir más allá de la intolerancia y la incomprensión. Dalai Lama

1005790_10151759875550742_1069985162_n

…antes de continuar, cabe señalar que la gran mayoría de los presentes en el “Seminario John Main” de 1994 (cristianos y budistas), sí compartían un interés muy particular: la meditación. Y es que quizá, para sorpresa de muchos católicos apostólicos romanos (religión mayoritariamente predominante en México), existe una larga tradición de contemplativos cristianos que utilizan esta herramienta para reflexionar sobre la palabra de Dios y para profundizar su fe. De hecho, John Main, también monje benedictino y quién da nombre a este Seminario anual, creía firmemente en la importancia de que el cristianismo retomará la meditación como herramienta para “verificar experiencialmente las verdades de nuestra propia fe“.

Es por lo anterior que este acontecimiento no se limitó a un dialogo sobre los Evangelios, sino que antes y al final de cada sesión, los participantes llevaban a cabo una sesión de meditación para atender más de cerca y minuciosamente las enseñanzas que iba arrojando este encuentro. En el mismo orden de ideas, para el budismo la teoría es importante, pero el poder llevar ésta a la práctica es los verdaderamente significativo.

Ya en la presentación del evento (y del libro), el padre Freeman agradeció enormemente la actitud y disposición del Dalai Lama hacia la invitación para participar en este acontecimiento. Y es que para el moderador, y más allá de cualquier arista religiosa o espiritual, el budismo es, filosóficamente hablando, uno de los logros más elevados de la mente humana; por lo que para él, el cristianismo puede aprender y sacar mucho provecho de las enseñanzas de esta tradición.

Por otro lado, Laurence Freeman aprovecha el inicio del diálogo para solidarizarse con Su Santidad y con todo el pueblo tibetano que atraviesa por momentos muy complicados ante un gobierno que está decidido a erradicar su cultura milenaria. No obstante, el padre afirma que uno de los aspectos más admirables del Dalai Lama, es que no busca favorecerse de la amistad para sacar raja política sobre la situación.

(…) La verdadera esencia del ser humano es la bondad. Existen otras cualidades provenientes de la educación y la sabiduría, pero que el Dalai Lama no se sirva de la amistad para aprovecharse políticamente, lo convierte en un líder espiritual ejemplar.

Por su parte, el líder espiritual tibetano muestra desde el momento en que toma la palabra, un total y solemne respeto hacia las tradiciones cristianas y en especial hacia la figura de Jesús.

(…) si uno quiere convertirse en un verdadero ser humano y dar sentido a su existencia, es esencial tener un buen corazón.

Y para el Dalai Lama, Jesús es evidentemente y sin duda alguna, una figura histórica que se caracterizó por su extraordinario corazón bondadoso. De hecho, en los ocho pasajes de los Evangelios comentados por Su Santidad, él enuncia importantes paralelismos entre las enseñanzas de Cristo y del Buda histórico.

Por ejemplo, en “Ama a tu enemigo (Mateo 5:38-48)” su Santidad dice que esa práctica de tolerancia y paciencia es extremadamente similar a la práctica de la tolerancia y la paciencia que caracteriza al budismo en general.

(…) Y esto es particularmente cierto en el budismo Mahayana y en el contexto de los ideales del bodhisattva, en la cual la persona que se enfrenta a ciertos daños debe responder de una manera no violenta y compasiva. De hecho, casi se podría decir que podríamos introducir este pasaje en un texto budista, y que no se reconocería como una escritura tradicional cristiana.

En “El sermón de la montaña: las bienaventuranzas (Mateo 5:1-10)” el líder espiritual del budismo tibetano señala que este verso podría relacionarse con un principio de causalidad:

(…) si uno actúa de modo ético y disciplinado, las consecuencias de esa acción serán deseables, por el contrario, lo hace de modo negativo o dañino, se verá obligado a enfrentar las consecuencias negativas de esa acción“.

Sin embargo, el Dalai Lama hace una importante precisión desde su tradición. Y es que es importante recordar que para el budismo la cesación del sufrimiento se puede alcanzar a través del triple entrenamiento superior.

(…) Cuando hablamos de un tipo de tolerancia que exige que aceptes el hecho de las dificultades, el dolor y el sufrimiento, no debemos tener la idea errónea de que estas enseñanzas espirituales afirman que el sufrimiento es agradable, que el sufrimiento es lo que todos debemos buscar. No hace falta decir que no comparto esa opinión. Personalmente, creo que el propósito de nuestra existencia es la búsqueda de felicidad, para buscar una sensación de satisfacción y plenitud. Sin embargo, cuando nos enfrentamos a dificultades, al dolor y al sufrimiento, es crucial que desarrollemos una actitud que nos permita abordar con realismo estas pruebas de la vida y asó poder obtener algún beneficio de estas.

En este momento considero fundamental señalar que si bien Su Santidad resalta varias coincidencias entre el budismo y las tradiciones cristianas, también habla de la importancia de mantener y señalar las diferencias.

Para él, las similitudes y las divergencias entre las diferentes religiones reflejan las distintas necesidades espirituales y psicológicas de quien las practica, y estás sólo se satisfacen por las características particulares  de cada tradición. Cabe señalar que lo anterior no sólo es la opinión del Dalai Lama, sino que históricamente el budismo ha reconocido, sin renunciar por esto a su universalidad, el valor de la pluralidad religiosa y la existencia de otros caminos que igualmente pueden llevar a la iluminación y que pueden ser más propicios a la idiosincrasia de las diferentes etnias y culturas. 

En “La ecuanimidad (Marcos 3:31-35)”el Premio Nobel de la Paz (1989) destaca que…Continuará. 

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Post Relacionado

Fuentes Consultadas:

  • S.S. Dalái Lama, “El corazón bondadoso. Una visión budista de las enseñanzas de Jesús”. Editorial Kairós
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s