La visita del Dalai Lama refleja una incongruente política exterior mexicana.

Esta semana llega el Premio Nobel de la Paz (1989) a nuestro país; visita que representa ya la cuarta ocasión en que el Dalai Lama pisará territorio mexicano pero que sin duda tendrá, desde un punto de vista diplomático, una variable que debiera preocuparnos.

Y es que uno de los objetivos de la presente administración federal en materia de política exterior es, supuestamente, lograr consolidarnos como un Estado que respeta y promueve el derecho internacional; como un país promotor del libre comercio mundial, garante de las inversiones que recibe; una nación solidaria, responsable, que abandera la paz y que defiende los Derechos Humanos”.

Sin embargo, tal parece que quienes redactaron éste lineamiento no consideraron que algunos elementos enunciados en el mismo se contraponen, y el caso del Tíbet es un claro ejemplo de lo anterior: Por un lado, México busca desesperadamente iniciar una nueva etapa en su relación estratégica y de cooperación con el Gobierno de la República Popular de China, pero por el otro, no existe ni la más mínima intensión de abogar por la autonomía del Tíbet y de expresarse en contra del evidente genocidio cultural que se gesta en el llamado “techo del mundo”.

Razón por la cual en esta ocasión y hasta donde tengo entendido, ni el presidente Enrique Peña Nieto, ni su esposa y tampoco ningún funcionario público de alto rango, recibirán a un hombre que se ha caracterizado por su incansable y pacífica lucha por los Derechos Humanos (no sólo los de los tibetanos) y que renunció a su liderazgo político en mayo de 2011.

Ciertamente esto debería extrañarnos porque ésta será la primera vez que el Dalai Lama no sea reconocido por el Estado como un visitante distinguido y grato. Recordemos que en 1989 fue recibido por el presidente Carlos Salinas de Gortari en la Residencia Oficial de Los Pinos; en 2004 por el secretario de gobernación, la primera dama, Martha Sahagún de Fox, el Rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente, por Andrés Manuel López Obrador, quien en aquel entonces era jefe de gobierno de Distrito Federal e incluso por el Congreso; Y más recientemente, en 2011, por el presidente Felipe Calderón (reunión que en palabras del el embajador de China en nuestro país, Zeng Gang, dañó la relación entre ambas naciones).

Y sí, sé que algunos estarán pensando que es mejor que el Dalai Lama no se reúna con tan ilustres personajes como los mencionados anteriormente, pero que nadie del Gobierno Federal vaya a recibir en esta ocasión al Premio Nobel de la Paz demuestra que lo que escribió Edward Lucas en su artículo “The Tibetan test”, está vigente:

(…) a las autoridades comunistas de Beijing les gusta pensar que pueden mandar y/o ordenar a otros países sobre este tema.

Sé que algunos pragmáticos piensan que México debe reconstruir, a como de lugar, su relación diplomática con China y mantener una buena relación política en beneficio de los intereses (comerciales y económicos) más convenientes para el país, pero en una reflexión similar a la que hace Lucas en su texto, la importancia de esto va mucho más allá del Tíbet: si no podemos defender los ejes rectores de nuestra política exterior contra el bullying de China en este tema, “…cuando los riesgos son relativamente bajos, ¿qué posibilidades hay de que lo podamos hacer cuando las apuestas sean más altas?”

En fin, tal parece que contrario a lo que prometió Enrique Peña Nieto como candidato a la Presidencia, nuestro país seguirá jugando un papel comodino, oportunista, discreto y sumiso en el panorama internacional: promovemos el derecho internacional y abogamos por los Derechos Humanos cuando nos conviene y siempre y cuando no obstaculice con el comercio internacional. 

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Fuentes Consultadas:

Anuncios

One thought on “La visita del Dalai Lama refleja una incongruente política exterior mexicana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s