Disparadores Emocionales: ¿Qué son, cómo conocerlos y cómo regularlos?

El primer obstáculo es no reconocer lo que desencadena la emoción, suele ser opaco. Es decir, no conocemos lo que detona la emoción” Paul Ekman.

lie

Hoy por la mañana la Revista 84 Mil compartió a través de su cuenta de Twitter un interesante vídeo en donde el Dr. Paul Ekman habla sobre los disparadores emocionales y cómo empezar a regularlos.

En el audiovisual, el psicólogo estadounidense nos dice que hay dos aspectos sobre los cuales a los seres humanos nos gustaría tener mayor control, pero que “lamentablemente” la naturaleza no nos favoreció con las herramientas necesarias  para lograrlo: 1) Sobre qué y cuándo nos emocionamos, y 2) Cómo actuamos cuando nos emocionamos.

Sin embargo, es bien conocido que con disciplina y arduo trabajo todos podemos llegar a desarrollar la habilidad para reconocer, y después, gestionar con mayor eficacia nuestras reacciones emocionales;  y para logarlo, Ekman nos da algunas prácticas.

Pero antes de que le den play al vídeo, me permito extender la información sobre qué son los disparadores emocionales.

Los disparadores emocionales son situaciones, hechos o circunstancias que evocan la misma emoción en nosotros cada vez que estas se presentan.

En “Emotional Awareness” se dice que hay disparadores emocionales universales y otros que no todos compartimos. Un ejemplo del primero puede ser la muerte de un ser amado; si bien la experiencia la podemos vivir de forma diferente, la emoción que evoca (tristeza) es la misma.

En el segundo caso, los disparadores estos están influidos por el contexto, por la cultura e incluso–a menos de eso está convencido el Dr. Paul Ekman–por nuestros ancestros:“Mi esposa tiene miedo de los ratones, y a mí no me asustan en absoluto. Me molesta cuando el servicio en un restaurante es lento, y ella no le importa” (Ekman).

Estos disparadores se activan de forma automática y a una velocidad tal, que los seres humanos siempre estamos en constante riesgo de ser víctimas de una emoción como la ira, el desprecio o el miedo sin saber exactamente por qué y sin evaluar si la emoción que sentimos está justificada.

Lo anterior puede ser verdaderamente contraproducente, no sólo para nuestra salud mental y emocional, sino para la de las personas con las que convivimos todos los días. De ahí la importancia de hacer un esfuerzo por conocer cuáles son nuestros disparadores emocionales:

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Post Relacionados:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s