Las expectativas nos hacen sufrir.

944701_575260539185639_1372025320_n

Ayer durante una sesión de entrenamiento mental e inspirado por una imagen que compartió la revista 84Mil, platicaba con algunos jóvenes deportistas de lo contraproducente que es generarse expectativas antes y durante de la competencia. Las razones de porqué esto no es conveniente las explico a continuación.

Por un lado, quizá el más obvio, las expectativas nos hacen desatender el presente; tiempo en el que se construye el futuro. Por ejemplo, pensemos en un jugador de cualquier deporte que unos días antes de la competencia empieza a imaginar lo que podría acontecer en el importante encuentro; irse arriba en el marcador, jugar muy bien, llevarse los aplausos del público, el reconocimiento de su entrenador y familiares, ganar el partido y finalmente, celebrar la victoria. La actividad mental provocada por lo anterior, no hará otra cosa más que alejar al deportista de su entrenamiento diario. En otras palabras, que por estar fantaseando el jugador no podrá concentrase al 100 por ciento en su preparación previa.

Por otra parte, y desde mi punto de vista algo más delicado, las expectativas nos pueden hacer sufrir y perder el control. Pensemos en un deportista que en pleno juego y ante un marcador favorable comienza a imaginar que el triunfo ya está en la bolsa. Como mencioné anteriormente, esto propiciará que el jugador empiece a desconcentrarse y muy probablemente el partido se complique. Es entonces cuando la ira y el sufrimiento podrían aparecer y transformar la experiencia en algo muy desagradable.

Y es que la ira, en términos generales, aparece cuando sentimos que una barrera se interpone entre nosotros y nuestro objeto de deseo (eso sobre lo que hemos generado una expectativa). Cuando sentimos algo así, nuestro sistema se llena de hormonas (principalmente de adrenalina), el ritmo cardiaco se eleva y la sangre fluye rápidamente a las manos, lo que facilita una acción como golpear a alguien o a algo. Cuando grandes cantidades de adrenalina se hacen presentes nos dejamos llevar por los instintos y no por la razón.

Ante este tipo de situaciones, el resultado suele pasar a segundo término para el individuo que experimenta este asalto emocional: si se pierde, todas esas fantasías que mentalmente nos hicieron sentir muy cerca del triunfo maximizarán las emociones de frustración, decepción e incluso de culpa (un enojo dirigido hacia nosotros mismos porque sentimos que no hemos cumplido con algo de lo que nos sentíamos capaces). Y si se gana, la cosa no cambia mucho, probablemente sintamos algo de alivio por haber salvado el resultado, pero la energía acumulada por sentir que nuestro objeto de deseo estaba en riesgo seguramente no nos dejará disfrutar del todo la victoria.

Para concluir, creo que es importante establecer una distinción entre un sueño y una expectativa. Los sueños son positivos (porque alimentan la motivación) siempre y cuando reconozcamos que su cumplimiento podría darse o no y que está condicionado a una serie de factores (algunos dentro de nuestro control, pero la gran mayoría no). Por el contrario, una expectativa significa que “esperamos” que suceda algo. Es decir, asumimos que existe una posibilidad razonable de que lo imaginado se convierta en realidad.

Por último, me parece evidente que los inconvenientes de generase expectativas trascienden el plano deportivo; por lo general, dar algo por obvio nos provocará sufrimiento en el plano personal, social, y/o laboral. Y para ejemplificar esto, les comparto un fragmento del largometraje “500 Days of Summer” (película de donde 84Mil sacó la imagen que ilustra este post) que me parece ilustra a la perfección lo contraproducente que pueden ser las expectativas.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s