¿Se viene la tan esperada Reforma Migratoria?

Children Of Undocumented Immigrants Rally In Washington To End Deportations

En 2008, los hispanos con derecho a voto, y que representan poco más del 15% del padrón electoral en los Estados Unidos, apoyaron avasalladoramente al entonces candidato demócrata a la presidencia, Barack Obama. El ex senador por Illinois contemplaba en sus propuestas de campaña una amplia reforma migratoria, por lo que los migrantes legales confiaron en que el primer presidente de origen afroamericano ayudaría a sus familiares y amigos en su situación indocumentados. Pasaron casi cuatro años y la reforma nunca llegó.

En el pasado proceso electoral y que concluyó apenas en noviembre de 2012, la molestia de los hispanos con presidente era evidente; Obama ya no merecía la misma confianza e incluso muchos votantes de origen latino pensaron en un primer momento en castigar al demócrata votando por adversario, Mitt Romney. Si bien los republicanos no son los candidatos naturales para este mercado electoral (por el nacionalismo y conservadurismo que identifica a su partido), el presidente les había fallado (e incluso su administración tiene cifras record en deportaciones) y Romney vendía muy bien su capacidad para reactivar la economía.

El 20 de septiembre Obama visitó Univisión y en un foro dirigido por  los periodistas Jorge Ramos y María Elena Salinas, movió extraordinariamente sus piezas. Reconoció su falla: “mi mayor fracaso ha sido que no hayamos conseguido la aprobación de una amplia reforma migratoria”. Y de paso le dio un llegue a sus contrincantes políticos: “Debo confesar que no esperaba que ese grupo de republicanos que habían apoyado la iniciativa de reforma migratoria, entre ellos mi oponente en 2008 (John McCain), que había sido uno de los campeones de esa propuesta, me dieran la espalda y retiraran todo su apoyo. Eso es algo que francamente no me esperaba…Pequé de ingenuo”.

A partir de ese momento, el demócrata comenzó a trabajar desde cero con esta minoría (la más importante en términos electorales en los Estados Unidos), asumiendo sus errores, pero pidiendo para sí el beneficio de la duda: “Es por eso que me estoy postulando a un segundo mandato, porque todavía tenemos trabajo que hacer”.

El 6 de noviembre de 2012, Barack Obama consiguió cuatro años más en la Casa Blanca. Los hispanos fueron claves en los llamados swing states y por ende, determinantes en la reelección del presidente. Es por esto que el compromiso del demócrata con los hispanos hoy es mayor.

El Partido Demócrata y el presidente saben que el no cumplir este compromiso, pondría en serios aprietos sus posibilidades para conservar la Oficina Oval y darle continuidad a la presente administración; razón por la cual, el esfuerzo de estos actores políticos debe ser histórico para conseguir la tan anhelada reforma migratoria. 

Por otro lado, cabe mencionar que lo anterior es particularmente conveniente para el ejecutivo federal en nuestro país. Si hacemos un poco de memoria, recordaremos que el ex presidente Vicente Fox estuvo cerca de conseguir un acuerdo migratorio con el vecino país del norte. Sin embargo, llegó el 11 de septiembre de 2001 y todo se derrumbo.

La ventana se cerró por 12 años, pero hoy día se ha abierto de nuevo. Desde mi particular punto de vista, esto representa  un gran oportunidad para el presidente Enrique Peña Nieto y su cuerpo diplomático. El compromiso y la necesidad para lograr este acuerdo está en Obama y en su partido, pero nuestro presiente, José Antonio Meade (Secretario de Relaciones Exteriores) y Eduardo Medina Mora (embajador en los Estados Unidos, Medina Mora) pueden jugar un importante rol como grupo de presión cabildeando la reforma con diferentes actores políticos del país de las barras y las estrellas; algo que sin duda redituaría enormemente a la imagen del presidente Peña y su administración.

La batalla por el acuerdo migratorio no será fácil, los republicanos son mayoría en el congreso y su ala más conservadora (el Tea Party) será un hueso duro de roer. Si los demócratas pretenden la continuidad en el poder tendrán que sacar todos los trucos de la chistera. Es por eso que los apoyos que el gobierno mexicano pueda conseguir desde la negociación, podrían ser fundamentales. La pregunta es, ¿si será capaz nuestro cuerpo diplomático de involucrase activamente en el cabildeo de esta reforma?

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Fuentes consultadas:

El Universal. NYT: Obama va con fuerza en plan migratorio, 14 de enero de 2013: http://www.eluniversal.com.mx/notas/895579.html

Hernández, J.J. El Universal. Obama reconoce fracaso migratorio, 21 de septiembre 2012: http://www.eluniversal.com.mx/primera/40372.html

Torre Wilbert. CNN México. Miles de latinos salieron a votar por Obama tras la estrategia casa a casa, 8 de noviembre de 2012: http://mexico.cnn.com/mundo/2012/11/08/miles-de-latinos-salieron-a-votar-por-obama-tras-la-estrategia-casa-a-casa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s