“Orígenes y tratamientos de la depresión desde la perspectiva budista” (Reseña).

En 1959, y a consecuencia de la invasión de China a su territorio, miles de tibetanos se vieron forzados a exiliarse en Dharamsala, La India. En palabras del Dr. Alan Wallace, quien convivió y vivió con ellos por varios años: uno esperaría que estas personas que habían sufrido todo tipo de injusticias, maltratos, violencia, discriminaciones, y que habían sido despojados de  su tierra natal, estuvieran deprimidos. Sin embargo, no era así; son las personas más amables y felices que yo había conocido.

Ayer por la noche, tuve la oportunidad de escuchar a una de las personas que más admiro intelectual y espiritualmente, dictar la conferencia “Orígenes y tratamientos de la depresión desde la perspectiva budista”.

Alan Wallace es un estadounidense que a la edad de 21 años llegó por asares del destino a La India y entró en contacto con el budismo tibetano, se formó y fue monje por muchos años, regresó a occidente a concluir sus estudios universitarios en física, también cuenta con un doctorado en estudios religioso y fundó el Instituto de Santa Barbara para el estudio de la conciencia.

Wallace también ha colaborado con grandes mentes como Daniel Goleman, Paul Ekman y por supuesto, el Dalai Lama. Fue precisamente en un foro donde coincidieron estos cuatro personajes en donde nació el libro “Emociones Destructivas. Un diálogo con su Santidad el Dalai Lama”. Esta obra refleja cómo oriente y occidente han desarrollado formas muy distintas para tratar las  emociones negativas o destructivas. Por un lado, la tecnología, los laboratorios y los fármacos: “Hasta el momento, la ciencia moderna se ha centrado en la elaboración de ingeniosos compuestos químicos para ayudarnos a superar las emociones tóxicas” (Goleman, D).

Mientras que por el otro (y hablando específicamente del budismo), encontramos otros caminos más efectivos, pero que representa mucho más trabajo, disciplina y sacrificio, pues se basan en el entrenamiento mental:  “Pero el budismo, por su parte, ha seguido un camino muy distinto –aunque más laborioso y arduo—desarrollando métodos de adiestramiento de la mente, en particular, la meditación En realidad, el budismo afirma explícitamente que la formación…es el mejor de los antídotos para contrarrestar la vulnerabilidad  de la mente a las emociones tóxicas”  (Goleman, D).

Ayer Alan Wallace profundizó sobre este tema, y en un primer momento de la conferencia, dio a conocer importantes descubrimientos en relación a los fármacos en los que se apoya la medicina occidental para tratar estar enfermedad y que nos invitan a la reflexión.

  • Hasta 75% de la eficacia atribuida a los antidepresivos proviene del efecto placebo” American Journal of Psychiatry.
  • “Los beneficios de los antidepresivos son “inexistentes o mínimos” en pacientes de depresión menor, moderada e incluso severa” The Journal of the American Medical Association.

Lo que me parece extremadamente revelador, es que ciertamente y día a día, hay una comprensión más clara del cerebro humano, que cada vez hay más investigaciones y especialistas en la depresión, sin embargo, los índices de esta “enfermedad” se siguen elevando considerablemente. ¿Por qué?, quizá porque la medicina está buscando soluciones en un lugar equivocado.

En relación a lo anterior, el Dr. Wallace hizo constantemente hincapié en un error que tradicionalmente comentemos, pensar que “la mente (la conciencia) es lo que hace el cerebro”. La realidad es que si bien “la mente y el cerebro están interrelacionados causalmente…no son idénticos”. De hecho, la mente es aún inaccesible para la ciencia. En otras palabras, que sí, el cerebro afecta a la conciencia y viceversa, pero no hay evidencia de que sean un solo ente.

A pesar de lo anterior, los expertos occidentales en el tema de la depresión no hacen mayor distinción sobre el cerebro y la mente, e históricamente se han enfocado en el primero para investigar y tratar esta enfermedad. Sin embargo, “de acuerdo con estudios recientes, la depresión nunca surge sólo de desequilibrios químicos en el cerebro excepto raros casos de deficiencia de vitaminas, ataques de apoplejía, etc”.

Cabe señalar que también se ha descubierto que “los antidepresivos no resultan más eficientes en aliviar la depresión que surge de desequilibrios químicos que en tratar la depresión producto de causas relacionadas al estrés”.

Por el contrario, y es aquí donde oriente aporta algo diferente para la prevención y tratamiento de esta terrible enfermedad, el budismo no considera a la depresión como una enfermedad, sino como una consecuencia de ciertos desequilibrios mentales. Es decir, que este padecimiento se presenta como un síntoma provocado por nuestra incorrecta forma de entender la realidad y por lo general está notablemente influido por el deseo (apego), la hostilidad (aversión) y la confusión (ignorancia).

  • Todas las aflicciones mentales se caracterizan por su cualidad de perturbar el equilibrio de la mente, lo cual resulta en conductas dañinas, lo que produce a su vez sufrimiento para nosotros y los demás”.

¿Por qué los tibetanos que fueron despojados de su hogar y sufrieron todo tipo de injusticias, maltratos, violencia, discriminaciones no presentaban un cuadro depresivo? Porque su felicidad o infelicidad, no están determinadas por factores externos como sí sucede, en términos generales, en occidente (sobre todo en los países industrializados); buscamos dinero, poder, fama, reconocimiento, el trabajo soñado, la casa de ensueño, las vacaciones alrededor del mundo y el coche último modelo para sentirnos bien con nosotros mismos. Adquirir y mantener estas condiciones termina generando una gran ansiedad en nosotros y que tarde o temprano nos lleva al sufrimiento.

  • “El sufrimiento mental es un síntoma de las aflicciones mentales subyacentes del deseo, la hostilidad y la confusión”.
  • “Sufrimos porque deseamos algo que no tenemos y cuando lo tenemos, sufrimos porque no podemos mantenerlo”.

Más específicamente, son cinco oscurecimientos los que nos llevan a sentirnos “como una persona con deudas, enferma, encadenada, esclavizada  y perdida en un desierto” Buda.

Estos son:

  • La búsqueda de placeres hedonistas.
  • Malevolencia y resentimiento.
  • Déficit de atención y hundimiento mental.
  • Agitación y ansiedad.
  • Incertidumbre aflictiva.

“La depresión producto de cualquiera de estos oscurecimientos se alivia indirectamente mediante el cultivo de la disciplina ética basada en la no violencia y benevolencia y directamente a través del <<samadhi>>”  

Finalmente y manera de conclusión, tal parece que la búsqueda de la felicidad auténtica (“es el camino, no el destino”), y el entendimiento del los orígenes de la infelicidad son un eficiente tratamiento y forma de prevención contra la depresión.

  • Cualquier felicidad que obtengas del mundo exterior, tarde que temprano, se ira”.

“Los fármacos, desempeñan una función importante en ayudar a manejar las situaciones de los trastornos mentales…sin embargo, los padecimientos mentales son causados principalmente por factores subjetivos (de la mente) y psicológicos más que por elementos objetivos o biológicos…debemos recurrir a la experiencia de la primera persona (la meditación) para identificar su verdadera causa”.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Fuentes consultadas:

Wallace, Alan. “Orígenes y tratamientos de la depresión desde la perspectiva budista”. Conferencia, 26 de noviembre de 2012, Querétaro, Qro.

Goleman Daniel: Emociones destructivas. Un dialogo científico con el Dalai Lama. Ed. Vergara. Mayo 2003

Anuncios

2 thoughts on ““Orígenes y tratamientos de la depresión desde la perspectiva budista” (Reseña).

  1. José Manuel buenas tardes, en la conferencia que aquí nos haces participe de tu experiencia no mencionas nada de como debemos de tratar a una persona con depresión (esta iniciando), podrías compartirme algo. Saludos Enrique Garibay D.

    1. Enrique:

      Muchas gracias por tu tiempo y por tu comentario. Fíjate que le hicieron una pregunta más o menos en ese sentido al Dr. Wallace al final de su conferencia.

      Como reflejé en la reseña, para el budismo es esencial que un individuo llegué a reconocer las raíces del sufrimiento pero sobre todo de la felicidad genuina; la depresión es una consecuencia de ciertos desequilibrios mentales ocasionados por el apego, la aversión o la ignorancia.

      Alan Wallace hizo hincapié que hay extraordinarios terapeutas (que son amables y bondadosos) y que pueden ayudar a las personas a hacerse estás preguntas fundamentales. En este sentido y en cuanto a mi experiencia trabajando con la inteligencia emocional, tiene mucho sentido lo que comentó Alan Wallace; la clave para desarrollar un equilibrio emocional es “la motivación, la práctica prolongada y la retroalimentación”. Vale la pena señalar, que el Alan sí dejó en claro que hay veces que la depresión ya es tan avanzada que la persona evidentemente no tiene esa motivación y entonces se puede recurrir a los antidepresivos, pero que esto solo debe hacerse en casos críticos y después intentar apoyar al paciente a llegar un equilibrio sin la necesidad de tomar medicamento.

      Por otro lado, habló de un estudio poco conocido (por los inconvenientes que traería a las empresas farmacéuticas) en donde sometieron a tres grupos a diferentes tratamientos. Uno con antidepresivos, dos, sin antidepresivos y tres, sin antidepresivos pero con el cuidado de una familiar gentil. El grupo tres mostró incluso mejores avances que el grupo que recibió ayuda de los fármacos.

      Finalmente, al día siguiente Wallace habló de salud mental y creo que la integralidad es fundamental para alcanzarla. Muchas veces pensamos que porque estamos bien físicamente estamos sanos, pero no atendemos a nuestra saluda mental y emocional. La forma más efectiva de entrenar a la mente sin duda alguna es la meditación, por lo quizá podrías acercarte a alguna de las representaciones de Casa Tibet (hay en varios lugares de la República) y que ahí te orienten sobre estos temas y quizá empezar a meditar.

      Espero haberme explicado adecuadamente y sobre todo que mi respuesta sea de utilidad,

      Un saludO,

      JM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s