Round 2: Obama vs Romney (Análisis de Comunicación No Verbal).

Después del segundo encuentro por la presidencia de los Estados Unidos solo puedo pensar una cosa; que bueno se va a poner el tercer y último round. Y es que después de la desconcertante actuación de Barack Obama en el primer debate y el sobresaliente trabajo de Mitt Romney, no pocos se atrevieron a pronosticar la debacle de demócrata después del segundo asalto.

Sin embargo, ayer por la noche, “Obama volvió a ser Obama” como sentenció Antonio Caño en un análisis publicado en “El País”. Es cierto, el candidato demócrata pasó dificultades y no pudo pasar por encima a su opositor, pero la gran mayoría de las encuestas indican que el aún residente de la Casa Blanca se llevó el triunfo y aunque fue por pequeño margen, esto ayuda a frenar el vuelo que había tomado Romney en las dos últimas semanas; misión cumplida para el equipo del Presidente.

A continuación, un análisis de la comunicación no verbal (CNV) de estos dos extraordinarios comunicadores políticos durante su segundo encuentro cara a cara:

Voz y Habla

En términos generales Mitt Romney fue mucho más agresivo (y no solo en este aspecto de la CNV). Su tono fue firme y su ritmo mucho más acelerado que el de su opositor. Lo anterior le trajo grandes dividendos en el primer debate (cuando solo se dirigía a Obama) pero debemos considerar que esta ocasión los presidenciables también debían dirigirse directamente a la audiencia (eran quienes elaboraban las preguntas).

El republicano se mostró fluido (aunque en algunos momentos críticos abrupto), con pocas pausas y con un discurso primordialmente racional.

Por el contario, Barack Obama fue mucho más asertivo. Su tono era firme pero momentos también sereno y cálido, sobre todo cuando hablaba de experiencias personales. En esta ocasión sus pausas (ya características en su oratoria) sí lucieron y le daban solemnidad al discurso.

Algo que llamo especialmente mi atención, es el énfasis que el Presidente le dio a cada palabra inicial en sus intervenciones; apenas se levantaba de la silla y subía notablemente el tono de la voz. Me parece que lo anterior tenía un claro objetivo; proyectar el mensaje “aquí estoy”. Y es que vale la pena recordar, que dos semanas atrás muchos se preguntaron ¿dónde quedó el gran orador y debatiente demócrata?

Por otro lado, que Obama haya sido más asertivo, no quiere decir que no haya sido agresivo. De hecho, él fue quien más provecho le saco al sarcasmo, provocando en dos ocasiones las risas en el auditorio.

Expresión Facial

Ayer por la noche las expresiones faciales estuvieron al orden del día: enojo, ira, asecho, sorpresa, desprecio y condescendencia aparecieron en ambos candidatos.

Cabe señalar que le formato de este debate propició que tuviéramos un encuentro muy intenso emocionalmente hablando. Y es que ambos debatientes estuvieron invadiendo constantemente el espacio de su opositor (principalmente lo hacía Romney, pero Obama respondía), algo que evidentemente buscaba intimidar a su contrario.

En este aspecto Romney también fue más agresivo, su aspecto fue bastante severo e insisto, él era quien iba a buscar al demócrata.

En otro orden de idea, una vez más (y como en el primer debate) el republicano dibujó constantemente una sonrisa amortiguada (condescendencia y desprecio) para escuchar al Presidente.

Por su parte, el demócrata también mejoró considerablemente. Y es que en el primer round, Obama dibujó varias expresiones de preocupación; en esta ocasión estuvo mucho más consciente de sus gestos faciales.

Desde mi punto de vista, Barack Obama lució mucho más en este aspecto de la CNV; fue severo cuando tenía que serlo pero también se animo a sonreír genuinamente cuando se sentía a gusto.

Contacto Visual

Sobre este tema quiero destacar dos puntos:

1. Romney de nuevo fue el más agresivo. En la primera intervención en que  volteo para ver a su opositor, este bajo la mirada. De igual forma y aunque ya no tan evidentemente (por mucho tiempo se vieron directamente a los ojos), Obama evadía despreciativamente a su contrario.

2. Obama fue más considerado. Y es que el Presidente fue quien más involucró a la audiencia con su contacto visual. En términos generales utilizó y caminó mucho mejor el escenario.

Movimientos corporales

Sobre este aspecto, definitivamente debemos destacar el trabajo de ambos políticos: utilizaron una gran cantidad de ilustradores, sus ademanes acompañaban el ritmo del habla, su postura era erguida y mantuvieron la cabeza arriba.

De Obama destacaría la naturalidad de su lenguaje corporal, mientras que Romney por momentos se vea rígido.

Cabe destacar la enorme cantidad de reguladores de la palabra (gestos que demandan el uso de la palabra) que utilizaron. Esto nos habla de un debate en donde afloro el intercambio de ideas discrepantes.

¿Qué les parece?, ¿Cuál fue su lectura sobre este encuentro político? Sin duda vimos un gran debate y tal parece que el tercero será igual de interesante; nos se lo pueden perder.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Fuentes Consultadas:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s