Y tú ¿qué información consumes?

Una de las actividades profesionales que más disfruto es la de impartir clases, y en esta semana tuve el gusto de conocer a mis nuevos alumnos. Ser profesor siempre representa un reto; cada grupo es diferente y por lo tanto en cada curso hay que reinventarse, evolucionar y adaptarse a los perfiles e inquietudes intelectuales de los estudiantes.

Sin embargo, más que un reto, ser docente es un privilegio y un honor que trae consigo una oportunidad inigualable. Quien piense que ser maestro sólo significa enseñar, no puede estar más equivocado. Y es que con el inicio del curso recordé que en cada clase los alumnos incitan nueves reflexiones y aprendizajes en mi.

Esta semana no fue la excepción. El curso era sociología y apenas establecíamos los conceptos básicos de esta ciencia social, cuando una relación se apoderó de mi mente.

Peter L. Berger nos dice que “las cosas nunca son lo que parecen”, y es por eso que los sociólogos están obligados a ir más allá de las fachadas, a leer entre líneas o a pedirle a la mítica “espada del augurio” que nos deje ver más allá de lo evidente.

Hoy más que nunca creo que esta premisa debe trascender a los científicos sociales y debe ser adoptada por la sociedad civil para interpretar la información que bombardea nuestros sentidos todos los días.

Ante cada declaración, estadística u opinión, sea del mismísimo Presidente, Gobernador, Alcalde, Senador o Diputado, ante cada reportaje, columna o noticia, en un noticiero, un periódico, en un blog o incluso en un tuit, los ciudadanos debemos preguntarnos qué hay detrás de la nota; cómo, cuándo, por qué, y quién, son preguntas que debemos tener bien presentes a la hora de analizar cualquier información.

En pocas palabras, no se vale dejarse llevar por la primera impresión. Y es que lamentablemente por muchos años los ciudadanos mexicanos hemos cometido este error y hemos optado por mantenernos en lo que Emmanuel Kant llamaba una minoría de edad mental; alguien (un líder de opinión, un medio de comunicación o un gobernante) más nos dice cómo pensar y alguien más nos dice cómo actuar.

La ciudadanía se caracteriza por la participación activa de la sociedad en vida política nacional. Es por lo anterior, que una de nuestras principales responsabilidades como ciudadanos es, conocer, observar y analizar lo que sucede en nuestro país desde varios ángulos, desde diferentes perspectivas y fuentes. Los medios de comunicación deben ser solo una vía de acceso a la información y jamás deben remplazar nuestra propia opinión o nuestro propio criterio.

Finalmente y manera de conclusión, para generarnos un panorama acertado y amplio de la realidad nacional, podemos recurrir a las enseñanzas del Sherlock Holmes “Datos, datos, datos, no puedo fabricar ladrillos sin arcilla”. Solo que nosotros debemos procurar que los datos que recabemos provengas de diferentes y confiables fuentes de información.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s