Cuarenta y cinco horas en favor de tu equilibrio emocional y calidad de vida.

En un post anterior hablamos del enojo. Establecimos que en términos generales esta emoción busca eliminar un obstáculo que se interpone entre nosotros y un objeto de nuestro deseo.

El ejemplo que utilizamos para ilustrarlo fue el tráfico: otros coches se interpone entre nosotros y nuestro destino. Así, poco a poco (o más rápido dependiendo de la persona) empieza a llegar la ira a nuestro sistema; entonces es cuando dejamos de percibir la realidad de las cosas; “perdemos la cabeza”, nuestra visión se nubla, se pierde la claridad mental y quedamos a merced de la emoción.

Por twitter me pidieron que retomara este tema con ejemplos prácticos de cómo podemos conocer mejor esta (y otras) emoción y entonces no ser tan vulnerable a la misma. Antes de continuar es importante recordar que cualquiera puede enfadarse, es algo natural para el ser humano y no necesariamente negativo (como cuando nos enojamos ante una injusticia social y actuamos contra esta). Sin embargo, es una realidad que a nadie de gusta enojarse, es una sensación incómoda y que genera malestar en nuestra persona.

Es por lo anterior, que el reto de Aristóteles sigue vigente: “enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto”. Por lo general, exageramos los grados, elegimos los peores momentos, no conocemos a plenitud los propósitos, erramos los modos y esto termina afectando nuestra calidad de vida.

Durante el encuentro del Mind and Life Institute en el año 2000, el Dr. Paul Ekman se tomó literalmente una respuesta de S.S. el Dalai Lama que termino arrojando interesantes resultados.

“Ekman- Le pregunté: que pasaría si el gobernador del Estado de California afirmará: “Voy a darle una cierta cantidad de tiempo para proporcionar entrenamiento de  meditación para todos los guardias de las prisiones y todos los maestros, ¿Cuál sería el tiempo mínimo necesario para producir una diferencia notable?”Usted dijo: “Cuarenta y cinco horas”. (Ekman P).

A raíz de esta respuesta, Ekman elaboró un estudio científico para medir los beneficios de la meditación en la vida emocional.

Se otorgó a los participantes entre cuarenta y cincuenta horas de entrenamiento mental esparcidas en ocho semanas. Una combinación secular de las prácticas de meditación con una formación occidental basada en la investigación de las emociones.

“Algunas de las medidas mostraron que aquellos que recibieron el entrenamiento…trataban mejor esta situación estresante (dar una breve charla espontánea en presencia de dos personas que se mostraban poco interesadas) que los que estaban en el grupo de control”. (Ekman P).

Resultados similares se presentaron en mujeres casadas que se sometieron a entrenamientos similares, y lo más relevante en este caso es que los beneficios parecen impactar positivamente al matrimonio.

“A pesar de que no proveímos entrenamiento a los maridos – todas, tanto en el grupo de entrenamiento como  en el grupo de control eran profesoras de  escuela – sí les pedimos traerlos al final de entrenamiento para hablar de un conflicto en su matrimonio. Sus conversaciones fueron grabadas en vídeo y se midió el comportamiento emocional. El análisis se centró en un conjunto de comportamientos que son señales de divorcio, como  el desprecio o una posición extremadamente dominante…En las parejas que no recibieron la capacitación, hubo un aumento en estos comportamientos negativos. Por el contrario, las parejas en el que las mujeres habían recibido el entrenamiento, no mostraron ningún cambio después del entrenamiento. Por supuesto, habría sido un hallazgo más contundente si se hubiera encontrado un descenso en sus comportamientos negativos”.  

Ekman termina haciendo una autocrítica al diseño de su experimento  y se pregunta qué resultados se hubieran obtenido si ambos cónyuges se hubieran recibido el entrenamiento.

Finalmente y manera de conclusión, creo que la invitación para conocer mejor nuestras emociones y entonces no ser tan vulnerables a las mismas esta clara: la practica.

Meses atrás les compartí un ejercicio que yo utilizo principalmente con deportistas pero que puede ser llevado a la vida cotidiana sin ningún problema. Esta dinámica la pueden encontrar en: Un guión para la inteligencia emocional.

Por otro lado, los invito a conocer y practicar la meditación. Dedíquenle, sin prejuicios, cuarenta y cinco horas de su vida a esta práctica milenaria. Quizá, a la mitad del camino se  sorprenden de los beneficios que ustedes mismos van observando. ¿Qué tienes que perder? Recuerda que “las emociones determinan nuestra calidad de vida” Ekman.

*No olvides buscar un lugar serio, profesional y comprometido. En México y hablando de mi experiencia, les recomiendo Casa Tíbet que tiene diferentes sedes a lo largo de la República.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Post Relacionados:

Conoce tus emociones: “El por qué” y las funciones de la ira.

¿Cómo podemos controlar mejor nuestras emociones destructivas? El Dalai Lama, Paul Ekman y Daniel Goleman.

3 Formas de Tratar las Emociones “Negativas”.

Fuentes consultadas:

Seminario: Introducción a la Teoría y Práctica del Budismo Tibetano. Casa Tibet México, sede Querétaro. Febrero 2012

Seminario: Liberación en la palma de tu mano. Casa Tibet México, sede Querétaro. Marzo 2012

Ekman, Paul. Emotional Awareness: A conversation between The Dalai Lama and Paul Ekman. Ed. Holt. 2008

Goleman Daniel: “La inteligencia Emocional, cuando lo inteligente es tonto”. 1995

Goleman Daniel: Emociones destructivas. Un dialogo científico con el Dalai Lama. Ed. Vergara. Mayo 2003

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s