Lectores de la mente vs Manipuladores (“Por qué mentimos”).

En el segundo capítulo (Manipuladores y Lectores de la mente) de la obra “Por qué mentimos”, el autor nos ofrece una cuantiosa cantidad de ejemplos en donde observamos que “mentir es una fenómeno natural” y este abunda en la naturaleza.

El sapo, el delfín mular, el pavo real, el oso polar, la polilla, el pez luchador de Siam o la mantis religiosa, entre muchos otros animales, también mienten. La diferencia está en la forma de mentir y las razones por las que lo hacemos. Existen cuerpos que mienten; el Oso polar: “su pelo blanco, hace que se confunda con la nieve ante sus presas. Y existen mentes que mienten, las rana túngara que habita en Panamá “Forma coros para atraer a las hembras con su croar, pero enmudece en cuanto advierten la presencia de un megadermático (murciélago bífido)… es capaz de reprimirlo para dar a entender interespecíficamente su no presencia…”(¿Por qué mentimos?).

Diferentes especies de insectos, plantas, mamíferos, roedores, reptiles, etc. utilizan el engaño para reproducirse, sobrevivir o conseguir alimento.

Por otro lado, la mentira es una arma poderosa. Lo anterior ha ocasionado que relativamente todos seamos diestros para el engaño o hábiles para detectarlos:

“Leer la mente facilita el engaño, y el engaño incita a leer la mente. Si un organismo sabe elegir a su víctima, si es capaz de adivinar el ánimo de ésta y sus reacciones, esto abre la puerta para la explotación y la manipulación. De manera similar, la capacidad para leer la mente protege contra la manipulación. La lectura de la mente y la manipulación va de un individuo a otro en una espiral dialéctica íntima a través de la evolución” (Livingstone, 55).

La interpretación del lenguaje corporal está directamente relacionada  con esta capacidad para “leer la mente”. “Dado que el lenguaje se presta para la deshonestidad, tiene sentido privilegiar los signos no verbales sobre las palabras solas cuando se trata de reconocer un engaño…”.

Para muchas personas es un conflicto saber que a través de su cuerpo se puede conocer su verdadero estado emocional, incluso se llegan a sentir invadidos. La realidad es que al mismo tiempo que los estudios sobre la comunicación no verbal y la mentira avanzan, también se mejoran nuestras capacidades para mentir y controlar nuestros mensajes no verbales.

Creo que aquí vale la pena  recordar las palabras de Flora Davis en su libro “La comunicación no verbal”. Ella compara el estudio de la CNV y la mentira con la evolución de las armas en la humanidad; un día alguien invento las flechas… tiempo después a alguien se le ocurrió inventar un escudo como protección. “Ser un buen lector de la mente es la mejor protección contra la manipulación” (Livingstone, 67).

Finalmente y para concluir este post, es importante mencionar que el diseño de nuestros cerebros y la evolución nos han trasformado en la especie más capaz a la hora de engañar:

“Nosotros, los Hommo sapiens, somos capaces de mentir a diestra y siniestra. Además, usamos esos dones para manipular a nuestra propia especie; enemigos y amigos, amantes y rivales, padres e hijos” (Livingstone, 70).

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Fuentes consultadas:

David Livingstone; ¿Por qué mentimos? Las raíces del engaño y el inconsciente” 2011,  New England Univerity.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s