Después de todo, hombres y mujeres no somos tan distintos.

“En cualquier sociedad simple y homogénea, los niños, una vez adultos, tendrán los mismo rasgos generales de personalidad que sus padres les enseñaron”(Mead).

Margaret Mead (1901-1978) fue una célebre antropóloga estadounidense que trabajo con diferentes sociedades primitivas en temas como la infancia, la adolescencia, la sexualidad y los roles de género. Mead señalo por primera vez en 1935 que la gran mayoría de nuestros supuestos sobre la masculinidad o la feminidad no eran innatos, sino que  provenían de un aprendizaje y de la cultura.

“Sexo y temperamento en tres sociedades primitivas” nos habla de cómo “dentro de un perímetro de tan sólo cien millas, la doctora Mead encontró tres tribus muy diferentes. En una de ellas, ambos sexos eran bravíos y agresivos; en otra, ambos eran dulces y maternales, y en una tercera, eran los hombres los que eran chismosos, se rizaban el pelo e iban de compras, mientras que las mujeres eran <<energéticas, prácticas y no se adornaban>>” (Davis)

Con los hallazgos de la Dra. Mead se demuestra que fuera de las obvias diferencias fisiológicas, los hombres y las mujeres somos mucho más parecidos de lo que se cree, la forma en que nos comportamos es aprendida y no heredada (biológica).

Cuando doy la clase de género, pido a mis estudiantes que pasen al pizarrón y que escriban una diferencia entre hombres y mujeres (puede ser la que sea, la que se les ocurra, anatómica, psicológica, emocional, etc.).  Ante este ejercicio, siempre me encuentro con características que me llaman la atención y que en ciertas ocasiones, todos compramos como una verdad universal:

Los hombres manejan mejor que las mujeres, las mujeres dedican más tiempo a las compras, las mujeres son más emocionales, las mujeres tienen un sexto sentido, los hombres son más prácticos, las mujeres son muy complicadas, hombres y mujeres caminamos, vestimos, nos expresamos de diferente manera, las mujeres son más delicadas, las mujeres maduran más rápido, etc.

Uno de los descubrimientos más reveladores para la antropología fue cuando Mead observó que en la sociedad de los tchambuli, se encuentran ciertas actitudes, en relación al sexo, que se contraponen con las que predominan en nuestra cultura “occidental”: “Observamos mujeres que domina, ordenan y son frías emocionalmente, mientras que el hombre se muestra sometido y dependiente”.

El análisis de estos datos nos dice: que si estas actitudes que encasillamos en occidente como  femeninas o masculinas, son asignadas al sexo masculino en determinada tribu (tchambuli) y tanto a los hombres como a las mujeres en otra (arapesh y mundugumor), no existe ninguna base para relacionar tales actitudes con el sexo de un individuo.

La doctora Mead reconoce la existencia de diferencias sexuales, pero estas tendencias  provienen de un aprendizaje cultural:

“La cultura humana puede impartir patrones de conducta consecuentes o no consecuentes en el individuo”.

Finalmente, otro brillante antropólogo, Ray Birdwhistell, “se refiere a Sex and Temperament como <<uno de los trabajos más importantes que se han hecho en antropología. Si no produjo cambios duraderos en nuestra manera de pensar acerca de lo que es femenino y masculino, dice, ha sido porque resultó demasiado alarmante para aquellas personas que creen—y la mayoría continúa haciéndolo—que los aspectos sexuales de la personalidad son todo cuestión de hormonas”

Birdwhistell, había demostrado varios años atrás que los movimientos corporales masculinos y femeninos no vienen inscritos en nuestra persona al momento de nacer, sino que son aprendidos por la cultura y se aprenden desde la niñez.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Post relacionados:

¿Cómo aprendimos a comportarnos cómo hombres o cómo mujeres? CNV.

Fuentes consultadas:

Mead, Margaret, Sex and Temperament in three primitive sociaties, Nueva York.

Davis, Flora. La Comunicación no verbal. Alianza Editorial. Madrid, España 2008

Sexo y temperamento en tres sociedades primitivas. http://identidades.org/fundamentos/mead_temperamento.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s