Conoce tus emociones: Funciones del miedo y la sorpresa.

Una correcta interpretación de las emociones, nos  ofrece la oportunidad de mejorar la calidad de nuestra comunicación en el trabajo, en la casa, en la escuela, con los amigos y hasta con desconocidos.

Hoy hablaremos de la sorpresa y el miedo:

“La sorpresa es la más breve de todas las emociones, dura sólo unos segundos como máximo. Un momento de sorpresa  sucede mientras nosotros apenas estamos por averiguar lo que está pasando, y después la sorpresa se convierte en miedo, diversión, alivio, ira o asco…dependiendo de qué era lo que nos sorprendió, o puede no seguirle  emoción alguna, si se determina que el evento sorprendente no tuvo consecuencias” (Ekman, 2007, pp148).

La sorpresa es una de las emociones más difíciles de actuar o fingir. Genuinamente, es disparada por un evento inesperado o súbito. Si estamos pendientes o tenemos idea de lo que está por suceder, simplemente, no nos sorprenderemos.

Si hablamos de emociones, hablamos de breves periodos de tiempo (minutos u horas). Pensemos que en una semana nos harán una compleja operación. A lo largo de siete días, seguramente experimentaré varios “ratos” de miedo, pero no las 24hrs seguidas, mi miedo vendrá en algunos momentos y se ausentará en otros. La sorpresa es una excepción, pues solo puede durar unos cuantos segundos.

El levantar las cejas nos da un mayor alcance visual, esto permite que llegue más luz a la retina y mejora nuestra capacidad para recibir información. Las micro expresiones de sorpresa y de miedo se confunden fácilmente, ya que en ambas, levantamos las cejas, pero por razones diferentes; el miedo nos ponemos alerta ante una posible amenaza y en la sorpresa nos preparamos para recibir información inesperada. Se puede decir que ambas son emociones de alerta, pero sus funciones varían.

Por otro lado, el miedo es una emoción que hace que la sangre viaje a los “músculos esqueléticos grandes”, como lo son las piernas, respuesta que prepara nuestra huida. El rostro pierde su color debido a que la sangre ha dejado de circular por él. Esta emoción nos pone en alerta ante una posible amenaza.

“Podemos hacer casi cualquier cosa o nada cuando tenemos miedo, dependiendo de lo que hemos aprendido en el pasado acerca de lo que nos puede proteger de la situación en que nos encontramos. Los estudios en otros animales, y lo que encontramos en la investigación de los seres humanos…sugieren que la evolución puede favorecer a dos acciones muy distintas – esconderse y huir”(Ekman, 2007, pp. 153).

“Quizá no hay un miedo innato presente en todo el mundo” (Ekman, 2007, pp. 153). Algunos les tienen miedo a las serpientes, otros hasta juegan con ellas, muchos le tienen miedo a las alturas o a volar en avión, hay miles de personas que viajan sin ninguna preocupación, que se tiran de paracaídas o son pilotos, están los niños que le tienen miedo a la oscuridad y otros, simplemente, no comparten su temor.

Para finalizar, insisto en el punto de tomar con reserva la información que obtenemos de otras personas mediante su lenguaje corporal (Gestos y expresiones). Las expresiones no nos explican por qué una persona tiene miedo, solo nos indican que la emoción está teniendo lugar (No se habla de la sorpresa porque es súbita e inmediata). Cuando observamos que una persona siente miedo, no debemos pretender conocer la razón, sino investigarla sutilmente. De lo contrario corremos el riesgo de cometer el “error de Otelo”:

“Otelo… mató a su esposa porque él no entendía que el temor de no ser creído se ve igual que el temor  por ser descubierto cometiendo adulterio. Otelo cometió este error a causa de sus celos” (Ekman, 2007, pp 169).

“Si su  hija de doce años muestra la expresión  de miedo cuando le preguntas cómo le fue en la escuela ese día, o un amigo muestra una de estas expresiones cuando se le pregunta a él o ella cómo van las cosas, tu relación con ellos te da una razón para ser mucho más directo . Usted no sabe si el miedo es ocasionado por usted mismo, o si algo ha sucedido en sus vidas o que esta a punto de pasar. Mi sugerencia sería decir “tengo la sensación de algo que te preocupa, ¿puedo ayudar de cualquier manera” (Ekman, 2007, pp. 171).

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras.

Fuentes:

Ekman, Paul. Emotions Revealed. Ed Holt. New York 2007.

Davis, Flora; La comunicación no verbal. Ed Alianza.

Rulicki Sergio; CNV Comunicación No Verbal. Ed Granica.

David Livingstone; ¿Por qué mentimos? New England Univerity.

Nierenberg, Gerard. How to read a person like a book. Simon & Schuster INC.

Trapassi Leonarda; Los recursos de la mentira. Ed Anthropos. España 2008

Martínez Selva José María. La psicología de la mentira. Paidos 2005.

Locke John. Ensayo sobre el Entendimiento Humano. Tomo I Y II GERNIKA 2000.

Goleman, Daniel. La Inteligencia Social. Editorial Planeta 2006.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s