La fórmula mágica para ser Presidente en algún país de Latinoamérica: “Decálogo del caudillo democrático”.

“Pregunta: además de ser o haber sido electos como presidentes de sus respectivos países, ¿en qué se parecen Hugo Chávez, Vicente Fox, Álvaro Uribe, Rafael Correa, Evo Morales, Martín Torrijos, Nestor y Cristina Kirchner y Daniel Ortega? Respuesta: fuera de las diferencias que han llegado a enfrentarlos, todos ellos comparten cierto estilo. (Volpi, J 110).

Tal parece que en América Latina existe una fórmula mágica para llegar al éxito en la carrera política. De esto nos habla Jorge Volpi en su obra “El Insomnio de Bolívar” cuando toca el tema de los caudillos democráticos. Volpi asegura que para tener alguna posibilidad de triunfo, los políticos de la actualidad no pueden parecer políticos profesionales, sino personas “normales” pero, eso sí, implacables y críticos ante el sistema vigente.

El político latinoamericano, por lo general, parece más una estrella de pop: “su vida privada se torna tan visible como su proceder público y llega a definir su agenda…El caudillo democrático se aleja de las Cámaras y se rinde ante las cámaras” (Volpi, J 114).

José Ingenieros establece una clara diferencia entre el éxito y la gloria. El éxito es para los mediocres, mientras que la gloria es para los genios. Quien persigue el éxito busca la comodidad, busca pasar bien el rato que Dios nos regala, busca el sentirse bien consigo mismo, el éxito es egoísta, el éxito es de un momento. La gloria es para pocos, es para los genios, es para los que buscar trascender más allá de su tiempo de vida, para los que entienden que el ser humano forma parte de una colectividad y por esa razón busca una obra que impacte a gran escala.

El caudillo democrático es mediocre, ya que este; “no trabaja para la Historia—y menos es una época de memoria tan corta–, sino para el aplauso y la celebridad instantáneos. A continuación el Decálogo del caudillo democrático escrito por Jorge Volpi.

“1. Utilizar la palabra democracia en toda ocasión, cada vez que sea posible, machaconamente, sin importar las medidas que adopte”.

“2. Utilizar la palabra cambio en toda ocasión, cada vez que sea posible, machaconamente, sin importar las medidas que adopte”.

“3. Acusar a todos los adversarios de “antidemocráticos”.

“4. Presentarse como una persona normal, capaz de entender los problemas de la gente, nunca como un político profesional (por más que haya pasado los últimos veinte años en la política) y emplear siempre un lenguaje coloquial (de preferencia trufado con palabras altisonantes, frases populares y dobles sentidos)”.

“5. Vituperar una y otra vez la política y a los políticos y denunciar con violencia las prácticas corruptas del antiguo régimen (aunque se haya formado parte de él)”.

“6. Hablar despectivamente de “lo que se decide” en México, o en Lima, o en La Paz, o en Buenos Aires, o en Bogotá, o en Washington, o en cualquier otra capital”.

“7. Arremeter contra los privilegios de los ricos (aunque en secreto se pacte con ellos), defender la soberanía en contra de los espurios intereses extranjeros (mientras se hacen negocios con toda clase de empresas transnacionales); y señalar, de vez en cuando, algún intento golpista diseñado para detener el cambio”.

“8. Presentarse como la única persona en el universo capaz de combatir el crimen y acabar con la impunidad (pese a pactar en secreto con distintos grupos criminales o proteger a sus subordinados aunque conozca sus actos delictivos)”.

“9. Mandar al diablo a las instituciones y señalar su complicidad con los enemigos de la democracia”.

“10. Prometer un nuevo orden legal que por fin recogerá la voluntad democrática de la nación (aunque en realidad sólo busque acrecentar el propio poder) y de preferencia exigir la aprobación de un nuevo texto constitucional”.

Fuentes:

Jorge Volpi. El Insomnio de Bolívar. Cuatro consideraciones intempestivas sobre América Latina en el siglo XXI. Ed. DEBATE. México DF 2009.

Anuncios

2 thoughts on “La fórmula mágica para ser Presidente en algún país de Latinoamérica: “Decálogo del caudillo democrático”.

    1. Felipe:

      Muchas gracias por la recomendación, no la he visto, pero me voy a echar un clavado a tu blog para verla.

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s