Haití, nos moviste.

Otras perspectivas.

Trabajo escrito por: Lic. Margarita Cortés Navarrete.

El ser humano es empático* por naturaleza. Lo pude comprobar hace unos días cuando veía las imágenes de los estragos que dejó el terremoto en Haití.

El mundo sabía que Haití era el país más pobre del continente Americano, y ya existían iniciativas para ayudar a esta nación, pero desafortunadamente estás no recibían mucha difusión. Nadie volteaba ver a esta República de las Antillas. Sin embargo, los reflectores de todo el mundo se volcaron después de que el pasado 12 de enero de 2010 un terremoto de 7.3 grados sacudió Haití y con ello, los corazones de millones de personas alrededor del mundo.

La pobreza extrema que existe en Haití se mezcló con el desastre natural, dejando expuesta la peor de las desgracias en los últimos años; los haitianos se quedaron sin hospitales, comida, cuerpo policiaco e inclusive sin representantes políticos.

Este post es una reflexión sobre la ayuda que se le ha brindado a este país; no por otras naciones, no por intereses políticos o económicos (reconstruir este país es un gran negocio), sino el apoyo desinteresado que personas alrededor del mundo -como tú y como yo-, han ofrecido.

Es sorprendente cómo en plena crisis económica, millones de seres humanos motivados únicamente por la empatía* decidieron gastar un poco más de dinero en la compra de víveres y reunirlo en centros de acopio para enviarlo a sus “hermanos de Haití”.  Miles y miles de personas que no se pueden dar el lujo de; “gastar un poco más” pero que por esta causa, hicieron el esfuerzo.

Hace poco en una entrevista, Alejandro Jodorowsky dijo algo que me llamó la atención: “en tiempos como éstos, la gran revolución es ser optimista”; creo que este caso es un perfecto ejemplo para la frase.  Aún en tiempos en los que creemos que el sol ya no saldrá, alguien te tiende la mano. Es esperanzador darse cuenta cómo millones de personas son capaces de sentir la conexión que existe entre todos los habitantes de este planeta al grado de sentir su desesperación, su miedo, su sufrimiento y al grado de sentir  que son nuestros “hermanos”.

*Empatía es un término muy joven, apenas en 1989 la palabra Einfüblung fue traducida por primera vez al ingles (y de ahí al español). La traducción literal es “sentir dentro”, es decir, que empatía es la capacidad que tenemos para “ponernos en los zapatos de alguien” emocionalmente

Fuentes:

Goleman, Daniel. La Inteligencia Social. Editorial Planeta 2006.

Post relacionado:

Entrevista con Alejandro Jodorowsky.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s