Salvador Cabañas, una víctima más de la falta de empatía en nuestra sociedad.

Hoy  por la mañana nos despertamos con la noticia de que Salvador Cabañas, el delantero estrella del Club América, recibo un impacto de bala en la cabeza. Las primeras versiones hablaban de un intento de robo, pero ahora todo apunta a que fue una riña. “Hasta ahora se descarta la hipótesis de un robo, y según la Procuraduría la hipótesis que se investiga es la de una riña en el baño del bar en la que participó el jugador” (Nájar, A. BBC online http://www.bbc.co.uk/mundo/america_latina/2010/01/100125_futbolista_cabanas_paraguay_mexico_jp.shtml).

Es lamentable lo que le sucedió a Cabañas, pero es más lamentable, que este tipo de situaciones se presentan todos los días en nuestro país y en el mundo. El jugador del América es una figura pública, es una estrella de futbol y la agresión que sufrió es noticia, es mediática y es la razón por la que nos todos nos enteramos a primera hora del lunes 25 de enero. Nuestro Presidente, Felipe Calderón condeno el ataque al jugador, la realidad es que todos los días miles de mexicanos sufren por la violencia, por la delincuencia, por la falta de empatía y por los arrebatos emocionales de personas que no son capaces de controlarlos.

En este blog he hablado repetidamente de la naturaleza del ser humano y he dicho que los humanos somos empáticos por naturaleza, pero hechos de ayer nos pueden hacen dudar. ¿Cómo alguien puede atentar contra una vida humana por una riña de cantina? Desde mi particular punto de vista, estos tipos de actos son consecuencia de muchas razones pero yo abordaré dos tienen que ver con nuestra naturaleza humana.

-Falta de empatía en la sociedad: La falta de empatía se puede definir como: la incapacidad para sentir el dolor ajeno. Desde mi particular punto de vista, en México (y en muchas partes del mundo) pasamos por una crisis por falta de empatía. Quiero insistir en este punto, hoy nos enteramos de la noticia del ataque al jugador de futbol, pero de cuantas violaciones, asesinatos, ejecuciones y abusos al interior de la familia, no. Nos hemos vuelto una sociedad violenta, no solo los secuestradores y narcotraficantes que disfrutan torturando a sus víctimas, también los que pierden el control al estar en su coche o en este caso, en una riña de cantina.

Vulnerabilidad ante las emociones “negativas”: La ira es una emoción que llena de hormonas nuestro sistema, principalmente de adrenalina, el ritmo cardiaco se eleva y la sangre fluye rápidamente a las manos, lo que facilita una acción como golpear a alguien o tomar un arma. Cuando grandes cantidades de adrenalina se hacen presentes nos dejamos llevar por los instintos y no por la razón.

Lamentablemente son pocas las personas que pueden poner orden al sufrir un arranque emocional, de alguna forma, seguimos siendo animales que “arreglan” las cosas con violencia y no nos responsabilizamos de nuestra capacidad cognitiva. Esto aunado a, la falta de control y venta ilegal, de armas de fuego se convierte en una bomba tiempo. Cualquier persona puede conseguir un arma y esa persona en cualquier momento puede perder el control (y con mayor razón si se tiene alcohol en el sistema) y matar a alguien.

Sigo pensando que el hombre es bueno por naturaleza. Es cuando somos egoístas, soberbios y prepotentes que nos desconectamos y olvidamos que las personas con las que compartimos el entorno también sienten, también son padres, hermanos e hijos. La violencia se ha apoderado de nuestro país y si aprendemos a controlar nuestras emociones, a respetar y sentir empatía, empezando por los de nuestra misma especie, estamos condenamos a dejar de ser humanos.

“Todo hombre es como un hueso, siempre ligado a otro, juntos, los miembros forman un solo cuerpo y tienen un mismo origen. Si la vida causa dolor a un miembro, ninguno de los otros permanecerá indiferente. Si a ti no te provoca nada el dolor de los demás, no podremos llamarte ser humano”.

SADI, poeta persa del siglo XII

Fuentes:

Goleman, Daniel. La Inteligencia Social. Editorial Planeta 2006.

http://www.bbc.co.uk/mundo/america_latina/2010/01/100125_futbolista_cabanas_paraguay_mexico_jp.shtml

Anuncios

2 thoughts on “Salvador Cabañas, una víctima más de la falta de empatía en nuestra sociedad.

  1. Que triste que se tenga que hablar de que un individuo (famoso o no), que sale a departir con sus familiares, al lugar que frecuentas, no regresa a casa porque a un desquiciado (por la razón que haya sido) lo agrede y lo pone al borde de la tumba. Analizándolo mas friamente, se está destruyendo a una industria. Hay mucha gente que vive de la labor de Cabañas, no solo su familia. Ojalá que no quede impune y se castigue a los responsables. Saludos

  2. Vic:

    Gracias por tu tiempo y comentario. Sin duda es lamentable lo que sucedio, sea quien sea, es un pena que existan personas que en una “riña de cantina” se capaz de atentar contra la vida de alguien.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s