Un Presidente “sin pena, ni gloria”.

Nuestro ciudadano Presidente, Felipe Calderón, ha cruzado la mitad de la carrera. Desde mi particular punto de vista, su actual popularidad es aceptable, se ha mantenido. Es cierto que hay quienes piensan que nuestro máximo dirigente es un incompetente, 233,576 personas piden su renuncia en Facebook (Existen otros grupos con temáticas similares), pero por otro lado hay quienes lo admiran y no solo en las redes sociales. Después de la muerte de Beltran Leyva (El jefe de jefes), escuche, en los noticieros de Grupo Imagen, varias opiniones de personas que agradecían a Felipe Calderón su valentía, compromiso y determinación para enfrentar a los narcotraficantes como nunca antes en la historia.

Recientemente Consulta Mitofsky dio a conocer la siguiente información: El presidente de México, Felipe Calderón, se ubicó en el octavo lugar en la clasificación de mandatarios del continente en 2009, con 55% de aprobación…tras sufrir un descalabro de 7 puntos asociados a la crisis financiera, puede presumir que supera a Fernando Lugo de Paraguay (50%) y a Barack Obama, de Estados Unidos, que luego del furor de su arribo a la Casa Blanca, hoy cuenta con 48% de preferencias.(Molina, G. El Universal). Si bien Calderón bajo en su grado de aceptación con relación al 2009, El Presidente se mantiene por arriba del 50%.

Si recordamos como Calderón llego al poder lo podríamos considerar una especie de  “caballo negro”, pero la verdad es que muchos atribuyen su victoria a los errores y el miedo que rondaban alrededor de la figura de Andrés Manuel López Obrador. Calderón Primero derroto, en las internas del PAN, al que fuera Secretario de Gobernación en la administración Fox, Santiago Creel, un puesto que supone gran cobertura mediática. Después entro con una clara desventaja frente a AMLO: “La encuestadora Gea-Isa, la más acertada en esas elecciones, indica que una vez elegido Calderón como candidato, tenía el 33% de decisión de sentido de voto, mientras Obrador el 49%”.

Calderón trabajo, él no cayó en provocaciones (Todos recordamos la Guerra insultos entre AMLO y El Presidente Fox: “cállate chachalaca”) y aprovecho los errores del “Peje”: no ir un debate, herramienta de la democracia y ser relacionado con Hugo Chávez, para remontar en las preferencias electorales. Al final todos sabemos cómo termino la historia, Felipe Calderón como Presidente Constitucional y AMLO como Presidente “legitimo” de México.

Desde entonces Calderón no llego con gran nivel de aceptación. En la actualidad muchos pensamos que erró en definir la guerra contra el narcotráfico como Interés nacional (más empleo, erradicar la pobreza o mejor educación pueden haber sido intereses más sensatos). Muchos también pensamos que falló en su estrategia para combatir al “narco”, una guerra de inteligencia, de investigación, discreta, con pequeños, pero contundentes golpes a los principales capos, hubiera sido una mejor opción, pero claro que mediáticamente no representa lo mismo.

Sin embargo, e insisto en este punto, Calderón tuvo, tiene y se irá con un nivel de popularidad bastante aceptable. Para muchos es el gran líder que se enfrento a las mafias más poderosas de este país. Su Guerra si ha dado importantes golpes al “narco”, aunque no tenemos elementos suficientes para pensar que se va ganando y no le vemos fin.

Al final de su Administración nuestro Presidente podrá decir que trabajo y que puso gran empeño en combatir al crimen organizado, pero que le falto tiempo para lograr su objetivo. De igual forma tendrá la crisis económica mundial, y la Influenza AH1N1 como justificante para  no haber logrado muchas de sus promesas de campaña; “ser el presidente del empleo”.

Este podría ser un gran año para México, este podría ser un gran año para Felipe Calderón, el año de su consagración como Presidente (Bajo en contexto de la recuperación económica) pero depende de que en este año se logren las Reformas Estructurales que este país necesita. Si estas se logran nuestro Presidente se iría “con más gloria”. Lamentablemente nuestros legisladores han visto, históricamente,  por los intereses de su partido y preferirían frenar las Reformas, lo que complicaría la recuperación y el crecimiento en México, con tal de ver al candidato de su partido en Los Pinos. Esperemos que la historia no se repita.

José Manuel Guevara S.

Fuentes:

http://www.eluniversal.com.mx/notas/652595.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s