Nuestro país a los ojos de Stiglitz: México y su dependencia con los Estados Unidos.

mexico-usa-flag-montage 2181g-510x382

“México tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos” Esta frase la encontramos en el libro “Como hacer que la globalización funcione” de Joseph Stiglitz, Premio Nobel de economía . El ex presidente de México Porfirio Díaz, hombre que es considerado un buen presidente desde el lado económico y de desarrollo por el crecimiento que le dio a al país, pero que, por sus políticas sociales y ambición de poder, la historia lo recuerda como un dictador y un tirano . En términos de política exterior pódemelos analizar como nuestro país no ha logrado salir de la sombra del vecino país del norte, dependemos económicamente de ellos y esto hace que varios autores hablen de que la política exterior de México se limita a la política que es utilizada con los Estados Unidos.

Para Stiglitz una de las grandes trabas que encuentra México, es el tratado de libre comercio (TLC) al que se refiere como que “ ni es libre, ni es justo” y para muestra un botón. En el libro Como hacer que la globalización funcione, Stiglitz nos recuerda una ocasión en que la producción de tomates en nuestro país fue muy buena y estaba teniendo gran aceptación en los EE.UU.  Los productores de tomate de La Florida vieron en el producto mexicano una amenaza y demandaron ante las cámaras del país del norte;

-México estaba vendiendo por abajo del costo de producción.

Hecho que no era cierto pero que es una violación al TLC. México no quiso problemas con su poderoso vecino y subió el precio del tomate. Esto visto desde la política exterior deja mucho que desear, las reglas del TLC ya están dadas y México no estaba violando ninguna. Al ceder nuestro país solo demostró una tibia posición y que no es capaz de defender sus intereses ante los Estados Unidos.

El NAFTA no fue lo que esperábamos todos los mexicanos y más allá de beneficiarnos nos trajo mayores complicaciones. Hoy en día en nuestro país hay un problema muy claro y que es de suma preocupación. Desde la entrada de Walmart, un símbolo de la globalización sin duda, a México se ha dado un fenómeno muy negativo para nuestra economía. Hoy, son muchas las amas de casa que prefieren ir a este supermercado que a otra mexicano y todo por los bajos precios y la calidad que Walmart ofrece, pero sin duda es muy negativo que los mexicanos dejáramos de consumir productos nacionales. Este fenómeno no afecto solo a los inversionistas y hombres de negocios que apostaban por vender  estos productos. En los mercados el impacto fue directo a la bolsa de campesinos y ciudadanos que se gana la vida al día.

En sus inicios el TLC fue bien visto, era considerado como un éxito en las negociaciones con países muchos más desarrollados como los son Canadá y los Estados Unidos. Pero la única realidad en el presente es que esas diferencias han sido reflejadas por este tratado, o como dice Stiglitz “ni es libre, ni es justo”.

La Doctrina Carranza, utilizada en el pasado como guia para la Política Exterior mexicana tiene como elementos principales:

-Una defensa de la soberanía.
-La unidad con América Latina.
-Independencia de los EE.UU.

La realidad es que hoy en día no podemos hablar de que alguno de estos puntos sea cierto. Como Carranza varios ex presidentes de México habían mostrado una postura en contra de los EE.UU. Hoy en día dependemos más que nunca del vecino, aproximadamente el 70% de nuestras exportaciones se destinan a este país, lo que habla de nuestra gran dependencia y lo peor del asunto es que la actual crisis de EE.UU prosupuesto tiene fuertes repercusiones en México. Al principio nuetsro Presidente aseguraba que la economía mexicana tan solo sufriría un “catarrito” la realidad es que la recuperación de nuestro país depende en gran medida de los Estados Unidos.

Si bien Calderón ha reconciliado la política exterior con América latina, después del la terrible política de Fox, no podemos hablar de que México busque la hermandad con los pueblos latinos.

Por ultimo podemos decir que el TLC es una clara muestra de la ineficiente política exterior de México, pues solo incremento la dependencia con un mercado y en muchas decisiones, como las expuestas, la política exterior de México se ha visto tibia, solo con el fin de no molestar al gigante estadounidense.

Anuncios

3 thoughts on “Nuestro país a los ojos de Stiglitz: México y su dependencia con los Estados Unidos.

  1. los mexicanos por lo feos y sucios que son hacen quedar mal a los demas latinos en los Estados Unidos. Los Estado Unidensen creen que todos los hispanos son mexicanos, por dios estos mexicanitos andan mal vestidos y sucios y nos comparan con ellos, esto no puede ser, porfavor mexicanos tengan mas dignidad!!!

    1. Mafer:

      Creo que todos lo que utilizamos nuestra capacidad cognitiva, jamás podemos caer en la generalizaciones. Me quiero imaginar que tienes “tus razones” para pensar esto de de los mexicanos, pero te invito a no caer en algo tan simple, tan fácil y tan poco reflexivo como lo es el prejuicio.

      Ni todos los franceses huelen mal, ni todos los argentinos son sangrones, ni todos los latinos sabemos bailar—yo lo hago bastante mal por cierto—, ni todos los ingleses son puntuales, entre muchos otros ejemplos. El prejuicio es un tema intercultural que se debe tocar con cuidado y no con la simpleza que tu lo haces en tu comentario.

      Agradezco mucho tu tiempo para leer y hacer este comentario. De la manera más atenta te dejo los siguientes textos que hablan de otro prejuicio, ojala que tengas tiempo y quieras leerlos.

      De la ignorancia de Huntington a la mediocridad de Brewer, (Ley SB1070). https://enbuscadeantares.wordpress.com/2010/05/04/de-la-ignorancia-de-huntington-a-la-mediocridad-de-jan-brewer/

      Un afectuoso saludo y quedo a tus ordenes.

    2. Marisol:

      Muchas gracias por tu tiempo y por tu comentario. Si lo que comentas es cierto y se da en muchos casos. Para contestar tu comentario te dejo con una reflexión que aparece en el mismo libro.

      Imagen:
      “Los astros del cielo. Sólo puede haber un Sol por vez. Nunca tape la luz del Sol ni compita con el Sol en cuanto a luminosidad; procure, más bien, diluirse en el cielo y encontrar la forma de incrementar la intensidad lumínica del astro que es su amo” (Green, 1997, pp. 35).

      Un afectuoso saludo y perdón por la tardanza para contestarte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s